La Bahía on Line
Con el poder de la información

- Publicidad -

- Publicidad -

“Un viaje al rescate de la memoria, 2021 “

Desde Juan Fernández a Valparaíso

Tras las huellas de la memoria marinera, se envuelve en los sueños y avatares que lo llevan a realizar una aventurera travesía por la mar salina y ventosa, navegando millas y millas, impulsados por la fuerza de Eolo; cortando el agua  con la proa ansiosa de partir las olas espumosas, como hace 99 años atrás lo hiciesen antiguos pescadores artesanales isleños.

 La Historia Inspiradora

Corría el 19 de Agosto de 1922, pescadores de la Isla Juan Fernández cómo es su costumbre zarpar a las faenas de pesca en busca de los frutos del mar, todos propulsados por  el viento y a remos. Solo había unas pocas embarcaciones mayores que funcionaban a vapor (balleneros), los que repartían a las naves menores por diferentes lugares de la isla, y luego los pasaban a buscar.

- Publicidad -

Uno de ellos era el Bote N° 4,  tripulado por don Juan Celedón y don Manuel Chamorro, quienes estaban pescando al lado sur este de Robinson Crusoe, “pillando” bacalao y otros peces . En medio de esa faena de pesca los “agarra” un cambio de viento y se larga un temporal de viento muy fuerte, un sur este, bastante fuerte; el que los “sacó” del lugar, estuvieron intentando navegar hacia Robinson Crusoe casi por un día y medio.

Trataron de meterle vela y remo y no pudieron tomar el rumbo hacia la isla, a pesar de su gran experiencia de hombres de mar. Como veían que se alejaban cada vez más, tomaron la decisión de navegar hacia el este, es decir, hacia el continente; de alguna manera iban a tocar tierra. Para ello calcularon los días de navegación y tenían a bordo un poco de víveres, un bidón de agua dulce y pescados. Dentro del bote hicieron uso de su brasero para cocinar sus alimentos.

Manuel Chamorro y Juan Celedón entrando a Valparaíso (1922)

Luego de 7 días de navegación avistan el faro de Valparaíso. Llegando al Puerto fueron reconocidos por un marino de la Armada de Chile que había prestado sus servicios en la Capitanía de Puerto de Juan Fernández, él reconoce el bote ballenero, que tiene doble proa, modelo que hasta la actualidad se usa en la isla. Los pescadores artesanales llegaron sanos y salvos al continente. Como en ese tiempo no había comunicación con la isla, la familia y amigos los dieron por desaparecidos. Luego de tres meses toman un barco que los lleva a la isla, para la gran sorpresa de su familia, al verlos llegar.

Germán Recabarren, un quijote moderno

Es un fernandeziano de tomo y lomo, descendiente de antiguos colonos que llegaron a hacer patria a esas hermosas tierras, generosas y ricas en historia de patriotas, corsarios y piratas. Profesional que decidió quedarse en la isla para apoyar  en su desarrollo. Es un buzo experimentado, propietario de la empresa de turismo submarino “Mare Nostrum”, participó en el equipo de rescate del siniestrado avión CASA 212 de la Fach, accidente ocurrido el 2 de Septiembre del 2011, donde perdieron la vida sus amigos Felipe Camiroaga y Felipe Cubillos.

Tsunami del 27 de Febrero del 2010

El Tsunami, lo encontró guitarreando junto a su hijo que lleva su mismo nombre, de 19 años a la sazón, quién volvía al otro día al continente. Dice que no sintió nada, ni un temblor, que sólo se dio cuenta que pasaba algo cuando una persona gritó que venía una ola gigante. Salió del lugar y miró al mar y vio como una negra y alta ola se acercaba. Con su hijo corrieron, pero el mar los alcanzó. Lo que vino para él fue silencio, en su cabeza claro, porque alrededor todos gritaban, incluido el mar. Se golpeó la cabeza, se desmayó y se despertó en la bahía. Cuando pudo salir entre los escombros flotando, tenía todo el cuerpo lleno de heridas, hoy cicatrices y se quebró el tabique nasal. En su recuperación lo ayudó su perra Yuma. Logró subirse a un bote, y rescató a 10 personas que se encontraban sobre los techos y casas flotando. Su hijo sobrevivió. Su sobrino conocido como “El Puntito” no corrió la misma suerte.

 El sueño y la puesta en valor de las Islas

La importancia de poner en valor estos maravillosos parajes terrestres y subacuáticos que posee esa lejana posesión chilena, cuando la isla vivía la indiferencia del Chile continental y el turismo llevaba dos décadas a la baja. Quería hacer algo que les recordara a los continentales y a los propios isleños la importancia de la cultura fernandeziana. Entonces se acordó de esa antigua historia que se les contaba a todos los niños de la isla y que fue titulada por los diarios de la época como “La aventura extraordinaria de dos pescadores”. Ocurrida hace 99 años atrás, referido a los pescadores artesanales Celedón y Chamorro. La idea de rehacer esta travesía comenzó a rondarle en su cabeza.

 El Proyecto: “Un viaje al Rescate de la Memoria”

“Comencé a pensar en hacer este viaje el año 2009. Ahí hablé con mucha gente, todos me dijeron que estaba loco. Pasó el tiempo y vino el Tsunami y todo se detuvo, había que reconstruir”. El año 2011 comenzó nuevamente a pensar en concretar esta vez la travesía, hizo varios contactos. Pero de nuevo se vuelve a truncar el proyecto, ocurre el fatal accidente del avión CASA 212 de la Fach. Tras reponerse de esa tragedia, la idea volvió con más fuerza, por una razón poderosa. Días después del accidente del CASA, pasó otro accidente a la Fach, un Cabo murió en la losa del aeródromo Juan Fernández. Entonces, dice Germán, se comenzó a escuchar a algunas personas en TV e internet que hablaban de la isla maldita. Continúa Germán – “Por eso me dio rabia y debía concretar el viaje para rescatar el hito histórico del Bote N° 4 de 1922, pero también para entregar el mensaje de que somos un pueblo ejemplo de resilencia, que ante tanto embate igual nos paramos, que somos valientes. Que tenemos una belleza única en el mundo, que somos más que un Tsunami y que el accidente del CASA 212, ya no queremos más tristezas para nuestra isla”.

La Construcción del Bote “Victoria N°4”

Este guerrero buzo, involucró a todo el pueblo isleño en este desafío. Partiendo por el último Carpintero de Ribera que hace estos botes de madera, estos botes ayudaron a cimentar la cultura pesquera de Juan Fernández, en la actualidad están siendo desplazados por los de fibra de vidrio, desgraciadamente la modernidad ha obligado a que este bote maravilloso hidrodinámicamente perfecto, pase al olvido. Por eso, al proyecto lo denominé “Viaje al Rescate de la Memoria”. Porque la idea era hacer la travesía con el último carpintero y el último bote que se hubiera construido, emulando lo mismo que se hizo con los pescadores artesanales Celedón y Chamorro. memoria

 Manos a la Obra

Partieron con el Carpintero de Ribera y algunos vecinos  a cortar dos Cipreses de 9.0 metros app., estuvieron tres semanas en el bosque, jóvenes, viejos, hombres y mujeres; todos trabajando para sacar adelante esta embarcación perfecta. Entonces, dejaron secar la madera por tres meses. El día 4 de Octubre comenzó la construcción de la embarcación que llevará el nombre de “Victoria N° 4”. memoria

 La Tripulación

La conformaron 4 tripulantes, liderados por el Capitán Germán Recabarren; Eduardo Paredes, que era el Navegante experto, el que la guiaría. Antonio González, nieto, y Felipe Paredes, tataranieto de los dos pescadores artesanales que realizaron la travesía accidental en 1922. Recabarren es buzo, Antonio González y Eduardo Paredes son pescadores artesanales y Felipe Paredes, a la época, recién electo Alcalde de Juan Fernández (2012).

La Travesía

El “Victoria N° 4” zarpa a las 12.00 hrs. del día Domingo 4 de Noviembre del 2012 desde la Bahía Cumberland, Juan Fernández. “En el comienzo de la travesía, levantamos la vela mayor y el foque, enfilando el rumbo al 075°. La velocidad desplazada es de 3 nudos. Nos alejamos de la Bahía Cumberland. Seis botes isleños nos acompañan las primeras 3 millas. Previo a este zarpe. El pueblo nos despide con muestras de cariño, afecto, regalos, hasta huevos duros y manzanas verdes, donados por la Sra. Olga Chamorro, única hija de don Manuel Chamorro, quién une así sentimentalmente la experiencia de estas dos travesías, después de 90 años, la Sra. Olga fallece al año siguiente. Soy Germán Recabarren, el Capitán del “Victoria N° 4”, y esta es mi Bitácora”.

14.00 Hrs.: “Lanzamos el primer spot, una señal que envía nuestra posición exacta a quienes monitorean y apoyan nuestra aventura, la Armada de Chile”. memoria

16.00 Hrs.: “Se corta la driza que mantiene el gafo o percha de la vela mayor. Felipe Paredes, el más joven, debe subir para intentar reemplazar la cuerda. Después de 15 minutos de intentos fallidos, se toma la decisión de soltar los obenques, bajar el mástil, con la antena HF acoplada, lo que complica aún más la situación.

“Victoria N° 4” zarpando desde Juan Fernández

La tripulación está nerviosa, todos esperamos que esto no sea un mal presagio de lo que nos tocará en los siguientes 5 o 6 días. Más adelante el viento va a arreciar más fuerte y en dirección contraria al mar de fondo del sur oeste. Logramos reemplazar y volver a elevar el mástil. Una vez asegurado en la carlinga y atrincados los obenques seguimos la navegación, con un claro sentimiento de que tomamos la decisión correcta en el tiempo preciso. Tenemos fe de que salvaremos juntos lo que venga”. Germán llevó consigo la fotografía de su sobrino “El Puntito”, Joaquín Ortiz (Q.E.P.D.), como protección y compañía. memoria

También podrías querer leer: nuestro medio asociado Aconcagua al Día

Jueves 8 de Noviembre memoria

08.00 Hrs.: “El viento arrecia del noreste desde las 15.30 hrs. con intensidad de 25 nudos y 3.5 metros de altura de olas. Es el viento que no queríamos encontrar. Estamos empapados, el mar  entra en cada momento que puede, se cuela dentro de nuestra pequeña pero resistente embarcación. Avanzamos a casi 10 nudos, tomamos nuevamente rizo, para bajar la velocidad. Llegaremos según el navegador a las 23.45 hrs. a Laguna Verde, pero la Autoridad Marítima nos ordenó seguir hasta Quintay, pero hay un viento que no nos permite avanzar a la orilla. A las 21.45 hrs. oscurece y no hay como salvar la situación. Es complejo, ya estamos muy cerca de tierra, finalmente mi hijo, que se subió a media tarde para filmarnos, me dice: ¡ Papá allá está Algarrobo ¡, Felipe llama a sus amigos y yo casi empapado, con la vela trabajando lo menos posible, avanzamos a 10 nudos, luchando para evitar que se cucharee; todos al mismo tiempo de un lado para otro. Nervios. Sí y mucho, lo mismo me confesó Pancho, al ver una hinchada gigante que nos perseguía por popa y en la oscuridad de la noche elevó su imponente presencia haciéndonos ver y sentir absolutamente pequeños y frágiles. Sufrimos, más yo, que llevo ahora también a mi hijo a bordo. Sobrevivimos a las olas del Tsunami juntos, y saldremos de esta también. El viento amaina, al fin llegamos a Algarrobo, finalmente hicimos “Un Viaje al Rescate de la Memoria” memoria

 Zarpe desde Algarrobo

El día Sábado 10 de Noviembre del 2012 q las 16.30 hrs. el Bote Victoria N° 4 zarpa desde Algarrobo hacia Valparaíso. El viento corría muy fuerte ese día. Entraron al primer puerto de la República, velas arriba.

Escoltados por otras embarcaciones y en medio de los aplausos de las personas que lo estaban esperando, muchos de ellos isleños. La felicidad brillaba en el rostro de Germán Recabarren junto a su valerosa tripulación por el logro cometido, tras 6 días de navegación; viaje tan añorado y el orgullo de revivir la hazaña que hicieron esos pescadores artesanales hace 90 años atrás. Es el preludio de las cosas buenas que comenzarán a pasar a ese bello archipiélago, que fuese descubierto por ese valiente navegante Cartagenero el 22 de Noviembre de 1574, del cual lleva su nombre, Juan Fernández.

También podrías querer leer: Municipalidad de Quintero firma convenio para puesta en marcha del Museo Lord Cochrane en Valle Alegre

 Hermandad de la Costa de Chile

Nuestra Cofradía es una organización muy especial que está constituida por un grupo de hombres que tienen como aspecto común su gran amor al Mar, que realmente creen en la fortaleza de la amistad, fraternidad y vivir una gran camaradería en torno a él. Dos de sus tripulantes formaron parte de esta importante travesía a bordo del  Bote Victoria N° 4, como  son los Hermanos de la Costa, Germán “ORCA” Recabarren Green con  Rol  N° 2825 y Felipe “GLAUCO” Paredes Vergara con Rol N° 2824 pertenecientes a la emblemática Nao Juan Fernández. Fieles a nuestro Sagrado Octálogo que lo preceptúa en el numeral 8 que dice: “El amor al Mar debe ser el culto de tus días, haz sacrificios a él observando estas leyes”. Insignes Hermanos navegantes que nos enorgullecen. memoria

 El Rescatista, en Quintero memoria

Una emotiva e interesante charla dio a trabajadores de Codelco Ventanas en el mes de Agosto del año 2012 este experimentado buzo, contando las experiencias de su participación en el rescate de las víctimas del terremoto y Tsunami en Juan Fernández y en la posterior tragedia del avión CASA 212 de la Fach que capotó en Robinson Crusoe liderando la búsqueda, y que entre las 21 víctimas se encontraba un Quinterano, el Comandante (FACH)  Rodrigo Fernández Apablaza (Q.E.P.D). “Y si  hay algo que hemos aprendido, es el tremendo valor de la vida, y desarrollar la cultura preventiva” – expresó Recabarren.

El pasado 10 de Noviembre del 2021, esta brillante travesía cumplió 9 años de haberla realizado, quedando estampada así en la memoria colectiva de todos nosotros.

Roberto “Sea Horse” Monardes Fierro

Investigador Autodidacta

Oficial Condestable, Nao Quintero

Hermandad de la Costa de Chile

 

Bibliografía: Diario El Mercurio, artículo de Estela Cabezas Aguirre.

Entrevista a Germán Recabarren Green.

https://www.biobiochile.cl.

Revista Arqueoturismo.

Comentarios
Loading...