domingo, septiembre 27, 2020
Inicio Opinión Seguridad Ciudadana

Seguridad Ciudadana

La seguridad ciudadana se ha constituido en tema de preocupación prioritaria en la sociedad Quinterana y de Chile en el último tiempo. Por lo mismo, requiere abordarse tanto en lo práctico como en lo teórico, distinguiendo también, en cuanto a los problemas que la amenazan, la magnitud objetiva de la percepción subjetiva.

No siempre las bases estadísticas reflejan la realidad ni bastan para construir conocimiento concluyente, y se requiere avanzar en métodos apropiados para reflejar la situación real con la información cuantitativa.

La seguridad ciudadana es multidimensional y en ella intervienen una serie de factores y actores de diferente índole. En Chile se vinculan el Estado y sus instituciones, particularmente, las de Orden, Seguridad, Defensa e Inteligencia; otras instituciones públicas como el Poder Judicial y los Ministerios del Interior, Justicia y Salud; e instituciones privadas.

Este pensamiento se puede considerarse como una reflexión sobre los temas más importantes vinculados a la seguridad ciudadana, entre los cuales cabe destacar la delincuencia y las políticas públicas tendientes a enfrentarla; el rol del Estado y de la ciudadanía frente al delito; la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo; y los sistemas penitenciario y penal.

El rol del municipio en este espacio no es más que el de apoyo, el poder organizar a los vecinos sembrando la semilla de la unidad, de la comunidad organizada jamás podrá perder la lucha contra la delincuencia.

Además señalar que el Ministerio Publico y las policías sin el apoyo de la comunidad tampoco tendrá grandes resultados, toda vez que a pesar de todas las denuncias que existan sin el apoyo de los vecinos que fueron testigos de los hechos no se podrán conseguir sentencias dignas.

Por otro lado las cárceles no pueden ser universidades del delito por lo cual desde estas líneas plateo que deberían existir cárceles segregadas por delito, ya que el peor de los males el tráfico de drogas se produce desde la misma cárcel.

Si tuviéramos cárceles especiales para los delitos de droga y estas estuvieran en el desierto por ejemplo podrían bloquear los teléfonos y los presos no tendrían comunicación con el exterior y bajaría considerablemente el tráfico de drogas.

La falta de oportunidades a los jóvenes es otro tema que se debe enfrentar en esta mirada multidimensional que se debe dar a este flagelo, cuantas oportunidades reales se tienen en Quintero, para estudiar, trabajar y en este campo el municipio está al debe porque el Sence no basta para que los jóvenes puedan mirar un futuro lejos de las drogas.

La Bahía on Line

Deja un comentario