viernes, septiembre 25, 2020
Inicio Opinión Saturno y la esclavitud

Saturno y la esclavitud

Hola amigos… hoy vuelvo a emprender viaje junto a ustedes y quiero partir con una reflexión: “El que piense que es libre, sólo es un esclavo que no ha tomado conciencia de que es esclavo”… ¿lo pensaron?… ¿lo analizaron alguna vez?, digo esto, puesto que hoy la gente sólo vive y corre sin tener conciencia pura de la realidad y la vida misma se ha mecanizado en beneficio de los sistemas y en perjuicio del ser humano y sus familias.

Como Saturno, afirmo desde lo profundo tal idea, puesto que siempre y de alguna manera seremos esclavos de algo o de alguien. Habrá personas que serán esclavas de sus valores morales, otras de sus valores religiosos o espirituales, otras del tiempo, por dar un ejemplo y ello les impedirá ser libres para opinar o decidir acerca de temas como el aborto, la eutanasia, la igualdad de género, entre otros. Yo no digo que esté o no de acuerdo con esas temáticas, sólo digo que uno nace esclavo por formación o por deformación.

Es iluso pensar que en democracia es uno el que elige, ya que siempre se adelantan grupos minoritarios y poderosos que preestablecen a su conveniencia candidatos por quien votar y la forma de administrar la sociedad; pues, por mientras que uno trabaja, ellos proyectan como seguir administrándonos en el futuro. La Iglesia y las religiones por su parte, no lo hacen tan mal, pues también dirigen tus pensamientos. Los gobiernos administran tu vida y tu familia, y tú… ¿Sigues pensando que eres libre?… Una muestra de que no vivimos en libertad, es el impuesto o tributo. Son múltiples los impuestos que pagamos diariamente, sin darnos cuenta. El sólo hecho de comer pan y comprar en el negocio de la esquina o en el supermercado, nos hace pagar el IVA, como último eslabón de la cadena, impuesto que a diferencia de los grandes empresarios, nunca recuperamos. Los Estados y sus gobiernos han heredado y continuado con esas conductas monárquicas o feudales de antaño, pues antes, los tributos se pagaban en especies como el trigo, monedas de oro y de plata y hoy se pagan ante el monarca Estado, con tu dinero y tu sacrificio.

Si el demonio existe, se llama “dinero”, el que como medio de cambio esclaviza a todo el que se le cruce, como le gusta al demonio. Estamos obligados a pagar electricidad, agua, internet, cable y un sin fin de cosas, ya que no se concibe el mundo actual sin estos elementos. Por dinero se mata, se roba, se venden principios morales de toda una vida y se engaña a personas. El dinero te hace dudar, pues es cosa de ir caminando por la calle y si te encuentras un billete, tu mente automáticamente te pone a prueba, pues pensarás… lo tomo o no lo tomo y si lo tomas, junto con agacharte, mirarás para todos lados, no vaya a ser que esté por ahí la persona a quien se le cayó el billete, es decir, tendrás una rápida discusión o dudas entre lo bueno y lo malo, pero al final lo tomarás… y será punto o anotación en favor del demonio. El dinero como institución sociológica, es tan canalla que si lo tienes, estarás bien, tendrás buena salud, buena educación; pero si no lo tienes, te enfermarás, te morirás, tendrás mala educación y tu presente y futuro será negro, aunque no tengo nada contra el color negro. Tú siempre serás esclavo de tu trabajo, de los horarios, del dinero, de tus valores, etcétera y los espacios de libertad que tengas serán mínimos, porque ya no quedan.

Como Saturno, no puedo dejar pasar este uber, sin hablar de otros personajes que darán que hablar entre ustedes. El primero de ellos es El sopitalista:Es aquel que dice pensar como hippie socialista, pero viven como capitalista”. Como ejemplo de ello, tengo un médico conocido que piensa y vive así, y fue él, el que inspiró este personaje. Él tiene una casa y una propiedad tan grande que todavía no es capaz de advertir que al fondo de su patio se instaló una toma de 30 casas… ja, ja, ja. Le pregunté cuando había sido la última vez que había atendido a una persona sin bono o gratis y todavía lo está pensando para contestarme créanmelo. El segundo de ellos es El copitalista: “Es aquel que dice pensar como intelectual comunista, pero vive como capitalista y va a misa los domingos”; y en tercer lugar tenemos Al capitalista: “Persona que es el fiel reflejo de un Presidente norteamericano. Ahora bien, no sé, si para mala o buena suerte de todos, es el capitalismo finalmente el que lleva la delantera en el mundo actual y por ello no hay quien se escape de sus garras. Otro punto o anotación para el demonio.

Aprovechando la ocasión, no puedo dejar afuera al Hippie de barrio alto:Una especie de hippie moderno, bien acomodado, de esos que recién vienen llegando del Tibet y que te anuncian que el próximo año se irán a meditar a la india”. Bueno, esos seres aparentemente inofensivos, no lo son tanto y te pueden herir, ya que son capaces de decirte sin pensar: ¿Por qué no dejas tu trabajo, te liberas del mundo y te vas a meditar? ¡Yo lo hice y soy feliz! … ja, ja, ja… Son muy especiales estos seres de luz, ya que en su calidad de consejeros espirituales, suelen vivir a costillas de un sopitalista, un copitalista o un capitalista pudiente. Tienen más tiempo de ocio, que de trabajo y viven sin ninguna responsabilidad o apremio. Pero tú, amigo mortal, si por algún momento pensaste en meditar y soñaste, al momento te acordaste que tienes cosas que pagar o familia que mantener. Así que, la meditación debes dejarla para otros o para otras vidas y debes conformarte con lo realmente eres, ya que estos seres, no se alcanzan a dar cuenta de que son casi tan ofensivos como los sueldos de los futbolistas o el precio de los autos de lujo, ya que viven en otra realidad.

Por último y hablando de la libertad, no les parece pintoresco al menos, que la final de la “Copa Libertadores” se juegue en España, en circunstancias que España fue la que le quitó la libertad a los pueblos de América central y de América del sur?… ¡como es de irónica la vida!… ¿o será nuestra idiosincrasia?.

Razonen y reaccionen en libertad, sus hijos y las futuras generaciones se lo agradecerán.

Su amigo, Saturno.

Deja un comentario