sábado, octubre 24, 2020
Inicio Opinión Saturno y el negocio de la salud de Aconcagua

Saturno y el negocio de la salud de Aconcagua

Queridos amigos,  saludos a todos. Por si ustedes no sabían, Hipócrates fue un médico griego que nació en el año 461 a.C. y que  fue considerado el padre de la medicina. En atención a ello todos los médicos y farmacéuticos que se reciben como tales, juran salvar la vida de las personas y conservarlos física y psíquicamente, es decir, con salud.

Sin embargo, desde hace bastante tiempo, la salud ha dejado de ser un derecho de las personas y ha pasado a ser un negocio excesivamente lucrativo, especialmente para los médicos y profesiones afines, ya que se han creado verdaderas estructuras que se apoderan del dinero de todos los pacientes, hoy llamados “ los usuarios”. La medicina se ha transformado en una verdadera industria, hecha para que los médicos, clínicas y hospitales ganen grandes cantidades de dinero, a cuesta de la gente que al ver que su vida peligra paga lo que se le pide. Como la necesidad tiene la cara de hereje, éstos se consiguen préstamos, hipotecan sus casas y su vejez para que se cure su hijo o no se muera un ser querido… ¡qué pena! Amigos, es así es de cruda la realidad, ya que los únicos que se enriquecen son los prestadores de salud, sean públicos o privados.

La zona de Aconcagua no es la excepción, ya que cuando recién salen los médicos del cascarón para hacer su internado o empiezan a trabajar, ya empieza todo mal. Los hospitales les tienen construidas “residencias médicas” en donde ingresan convencidos que es un derecho de ellos el dormir… yo me pregunto ¿En qué parte de la Constitución Política de la República se señala tal derecho o en qué ley se consagra esta deformación del sistema?…  ¿Qué pasaría si al guardia de seguridad del mismo establecimiento lo encontraran durmiendo? Si bien es cierto, existe el trabajo por turnos, no es menos cierto que las personas contratadas en esta modalidad, son contratadas para estar en vigilia y no para dormir. Es por eso que se hace por turnos. Pero ¿cuántas veces hemos visto en la prensa que se han producido faltas de servicios o negligencias médicas porque el médico de turno, se desaparece en su turno y sólo aparece para la entrega de turno al otro día, mientras los pacientes en los servicios de urgencia llevan esperando atención muchas horas, durmiendo o pasando incomodidades en las salas de espera?

Sabían ustedes que ahondando en el abuso en el sistema de salud, “existen médicos de llamado”, que son aquellos a los cuales, aparte de pagarles un sueldo por jornada completa o parcial, se les paga otro sueldo (que ya lo quisiera un administrativo de tiempo completo) por el sólo hecho de estar disponibles en su celular para hacerle consultas?… Sabía usted que hay médicos que por hacer reemplazos de 24 horas se les paga casi $2.000.000 y más en los establecimientos públicos  de la zona. Sabía usted que los mismos médicos que no alcanzan a atender a todos los pacientes en sus horas institucionales, son los mismos que se crean sus propias listas de espera, para luego atenderlos ellos mismos a través de sociedades médicas que ellos crean, para ofrecer sus servicios, en donde se les vuelve a paga otra vez por sacar las listas de espera, que ellos a conciencia se crearon para ello?… ¿Sabía usted que un facultativo que trabaja para un hospital público, luego de terminada su jornada, capta pacientes en su consulta, los que luego son operados en los pabellones de dichos establecimientos, ocupando los insumos y personal institucional del establecimiento, ya que la ley les permite hacer convenios privados con los hospitales para operar y usar el pensionado?

¿Sabía usted que los hospitales públicos y los servicios de salud de la zona, con los dineros de todos los chilenos, envían a pasantías, a formarse como especialistas a los médicos y que éstos después de un tiempo se van al sector privado dejando al usuario público tirado? Platas públicas muy mal gastadas, para luego decir que no tenemos especialistas…. ¿Quién entiende?

¿Sabía usted que en el período de gobierno pasado, algunos médicos aprovechándose de su calidad de subdirectores médicos del servicio de salud de la zona, usaron sus cargos para lograr proyectos, adquisiciones de equipos, que van exclusivamente en beneficio de ellos y de su especialidad, para seguir ganando dinero. ¿A quién no le gustaría que el Estado les parara consultas u oficinas equipadas completamente para trabajar y ganar dinero para el bolsillo propio?

Se recuerda usted de las $7.000 lucas del papel higiénico, por la colusión de las grandes empresas?… lo mismo pasó con los médicos, que a todo nivel hacen acuerdos de precios. Sin ir más allá hace poco apareció en la prensa que prestigiosos médicos locales, incluidos, actual concejal de San Felipe y al parecer candidato alcalde, también el marido de la ex ministra de salud, fueron condenados a pagar millones de pesos por colusión por la Fiscalía Nacional Económica…. Pero con la plata que ganan mensual y anualmente, es un pelo de la cola para ellos. Además que ellos crean tantas sociedades sean necesarias para eludir o pagar menos impuestos. (Engañan al estado que les da todo, en perjuicio de los contribuyentes honrados).

Sabía usted que los médicos a que nos hemos referidos, son los mismos que han creado edificios médicos de la zona, como el Edificio Portus, Edificio Aconcagua de Los andes y de San Felipe, Centro Médico del Valle. Sabía usted que ellos son los dueños de la mayoría de los centros de diagnóstico y laboratorios clínicos. Es decir, la salud de Aconcagua, es negocio redondo para los médicos de la zona, los mismos que se quejan que no tienen condiciones dignas para trabajar y que se ofenden más encima cuando al equivocarse  o atender a medias a los pacientes, son reclamados y demandados por ellos. Pero esto no termina aquí, ya que una vez que los Hospitales o el servicio de salud Aconcagua paga millonarias sumas a los vencedores judiciales, no se les cobra un peso al médico o clínico culpable, siendo una obligación de la autoridad el hacerlo.

Por último, no les parece el colmo que cuando aparecen las autoridades de salud de la zona con sus discursos baratos, señalando que no tenemos médicos suficientes para atender a la ciudadanía, se diga, que es porque no están las condiciones para pagarles lo que ellos piden, no les parece otro abuso manifiesto. Dejemos de tratarlos como blancas palomas, ellos se están llevando a sus bolsillos, toda la salud de Aconcagua.

Creo que la promesa hipocrática actual es: “Prometo salvarte la vida, con el objeto de dejarte en la ruina y si no puedo salvarte, con tierra taparé mis errores, total el Estado paga”  

Analícelo fríamente, porque es verdad. Las futuras generaciones se lo agradecerán.

Su amigo, Saturno.

Deja un comentario