martes, septiembre 29, 2020
Inicio Opinión Papá, vámonos de aquí

Papá, vámonos de aquí

Creo que frente a todo lo que está pasando, tengo un sueño.

Y este sueño no viene solo de ahora, nació conmigo, hace unos días, mi pequeña me dice “Papá, vámonos de aquí. Con todo esto de la contaminación he tomado la desición de irme de Valle Alegre”.

Ella tiene 13 años, he intentado criar, con mucha dolorosa ausencia, a mis hijos libres de cualquier dogma, libres de cualquier idea preconcebida, racionales y capaces de tomar sus propias desiciones.

Que sean sujetos con ideas propias, conscientes, solidarios, reflexivos… austeros y amantes de la naturaleza, pero cuánta violencia hay en esto… he tomado la desición de irme de Valle Alegre.

Mi sueño es que la gente despierte, que dejen de ser inquilinos, serviles, que dejen de pensar que la visita de una autoridad es lo máximo o que dejen de ver a nuestras autoridades comunales, alcalde y concejales, como unos paladines de la justicia… déjenme recordarles que hace 8 o 9 días ninguno de ellos hablaba de Quintero, de contaminación o de genocidio patentado por el Estado. La contaminación de la Bahía de Quintero y sus alrededores no estaba en la contingencia, pero hoy es coveniente vestirse de Capitán Planeta.

No dejo de pensar que la exposición mediática se mide en votos, déjenme decirles algo más… la amenaza contra la vida de esta zona nació hace 60 años, epoca en que se crea Corfo, Enami y la proliferación de la industria chilena.

Bueno, pues la familia de la que provengo lleva más de 150 años viviendo en esta zona, en Quintero, en Puchuncaví, en los Maitenes, Los Maquis… Valle Alegre y aún hay políticos y prensa que se pregunta por qué permitieron que gente se fuera a vivir allí, junto a las industrias… la historia es al revés. Por eso mi sueño es que la gente de esta tierra despierte.

Sin el apoyo y la comunión de las personas comunes de esta tierra los cambios no se producen, las autoridades están de paso, se enriquecen, se van, construyen sus casas lejos de aquí, en Viña, una parcelita en Valle Alegre con subvención municipal o más lejos aún, en Pucón… cuántos de los actuales ediles han abrazado la causa mediombiental antes de ser autoridad?, son solo oportunistas con juguete nuevo, sacándose fotos en el avión presidencial, como si eso fuera lo relevante… y algunos lo encuentran divertido, es un circo, habiendo tantos otros comunes hijos de esta tierra que han luchado toda su vida… cuantos de nosotros nos preocupamos del monitoreo de la calidad del aire? yo solo conozco a Victor.

Cuantos alzaron la voz por los trabajadores de las empresas, contaminados con metales pesados… yo solo conozco a un Luis Pino… cuantos hay que han reventado las pelotas de un antiguo intendente de la concertación, reclamando por el medio ambiente y recibiendo como respuesta que era solo la pataleta de un hippie trasnochado… yo solo conozco a un Roberto… y se preocupan por los insultos a la autoridad… esos cabros son mucho mejores que nosotros.

No soy anarquista, no… pero toda la paciencia se agota y pasaron generaciones para que nuestros jóvenes pelearan de verdad, ninguna revolución se gestó sin lucha y esta es nuestra lucha.

Deje de ponerle velitas a la autoridad, no olvide que todos los políticos que han subido videos en favor de Quintero, llevan años en el servicio público, por qué no alzaron la voz antes?, recuerde que nuestros ediles, alcalde, gustan de los proyectos de las empresas, trabajaron para ellas… y lo siguen haciendo.

Todos tenemos mas de cincuenta años de ventaja para haber hecho algo antes, pero el 2002, cuantos fuimos a protestar contra reebok, la planta que se instalaria para tratar escoria?, yo fui convocado por pepe Osandon… cuantos nos acompañaron en las protestas del 2009… jamás vi a quienes admimistran hoy la comuna y ya eran autoridades… no, no se confunda, haga memoria, informese. Ninguno de los que he nombrado han sido autoridad, no necesitaron serlo para pelear por la vida… no se deje engañar, esta lucha es de los anónimos, de nosotros, y sobretodo de los jóvenes, esos que hoy tratan de flaites y delincuentes, esos que tomaron una bandera que debimos tomar nosotros hace tiempo, para que ninguno de nosotros tuviera que oir “Papá, me quiero ir…”.

Aguante el ímpetu de los cabros, estos son Fuenteovejuna y la autoridad el Comendador, algún dia espero que mi sueño se cumpla y cambie esta penosa y vergonzosa realidad, y que la historia, como el relato de Lope de Vega, diga, Quintero fue…

Claudio Lopez Ponce

Valla Alegre, Quintero

Deja un comentario