La Bahía on Line
Con el poder de la información

- Publicidad -

- Publicidad -

De zonas de sacrificio a zonas de restauración ambiental

Este viernes 14 de enero, los alcaldes de Coronel, Tiltil, Puchuncaví, Quintero, Tocopilla, Huasco y Mejillones, comunas denominadas como «zonas de sacrificio», presentaron una Iniciativa Popular de Norma que busca que la nueva Constitución transforme estos territorios en zonas de restauración ambiental. Quienes viven en estas comunas comparten problemáticas derivadas de una alta concentración de actividades molestas y contaminantes, y una alta vulnerabilidad socio-económica.

Esta iniciativa popular de norma surge gracias a la discusión que realizó el Comité Ambiental Comunal (CAC) de Coronel junto a otras organizaciones territoriales, antes y después de la visita de la Convención Constitucional a dicha comuna en noviembre pasado.

A partir de ello, cerca de 30 organizaciones territoriales como juntas de vecinos, uniones comunales y agrupaciones ambientales concordaron la importancia de la condición ambiental para el buen vivir de las personas y para el desarrollo armónico de las comunidades. De esta manera, se han replicados procesos propios de territorios con conflictos ambientales, donde las y los habitantes reflexionan, se movilizan e incitan a sus autoridades locales a reconocer los problemas de las zonas de sacrificio -que ya no sólo es ambiental- y a «elevarlos» a autoridades regionales y nacionales.

- Publicidad -

Todo este proceso fue la base para que los alcaldes de estas seis comunas se reunieran a consensuar posturas y luego presentar esta iniciativa popular de norma, la que busca principalmente tres objetivos:

1) Transformar las zonas de sacrificio en zonas de restauración ambiental con acciones directas, conducentes a un modelo de desarrollo sustentable que reconoce a la naturaleza como el sistema de soporte vital para el bienestar de las generaciones presentes y futuras

2) Reconocer al Estado como garante de la justicia ambiental y de un ambiente limpio, saludable y seguro para las personas, y por la integridad ecológica

3) Fortalecer la institucionalidad ambiental y su descentralización, con un rol relevante de la democracia participativa y de los actores locales. Donde el acceso a la información y la educación se vuelve fundamental para asegurar estas condiciones de gobernanza y sustentabilidad

Creemos que para lograr que esto se implemente todos y todas son necesarios, partiendo por las y los vecinos organizados, apoyados por los centros de investigación -que aportan evidencia científica acumulada-, sostenidos y representados por las autoridades locales y nacionales, y con compromiso del sector privado para una transición justa a un modelo de desarrollo sustentable.

Si bien las expectativas sobre la nueva Constitución son altas, la ciudadanía también tiene el desafío de mantenerse informada y participar de este proceso, y una forma de hacerlo es a través de las Iniciativas populares de norma.

A través de este tipo de iniciativas se juega un rol relevante en posicionar temas para el debate en la Convención, empujando la discusión constitucional por un desarrollo que sea realmente sustentable, donde se restaure, repare y/o recomponga el medio ambiente y el tejido socio-ecológico que sostiene y hace posible la vida presente y futura. Para ello, les invito a apoyar la iniciativa «Transformación de zonas de sacrificio a zonas de restauración ambiental» en iniciativas.chileconvencion.cl.

Francisco de la Barrera

Profesor asociado de la Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Geografía de la Universidad de Concepción e investigador del Centro de Desarrollo Urbano Sustentable (CEDEUS). Biólogo ambiental de la Universidad de Chile, master en Gestión Ambiental y Planificación Territorial de Universitat de Barcelona y doctor en Geografía de Universitat de Barcelona.

Se ha especializado en la evaluación y gestión ambiental de paisajes urbanos y periurbanos usando herramientas de análisis espacial, teledetección y gestión de los servicios ecosistémicos que proveen las estructuras naturales del paisaje, como plazas y parques. Recientemente se ha enfocado en las consecuencias de los cambios de uso y cobertura del suelo y el rol de la vegetación para mejorar el bienestar de las personas.