Colocan 1° piedra de ruta F-190 que une Puchuncaví con Valle Alegre en Quintero

0
966
Valle Alegre

Como un tremendo avance calificó la Alcaldesa de Puchuncaví, Eliana Olmos Solís, los inicios de los trabajos de mejoramiento de la ruta F-190 que une la comuna con el sector de Valle Alegre en Quintero, reduciendo el tiempo y los riesgos de las personas que hasta el día de hoy utilizan la carretera F-30 E.

Es así como el pasado día viernes, la primera autoridad comunal junto al Seremi de Obras Públicas, colocaron la primera piedra de este anhelado proyecto, que tendrá una extensión de 8,1 kilómetros, con un costo de 4.784 millones de pesos y cuyos trabajos se extenderán durante 18 meses.

“Acá se va a reconformar un camino que tendrá una continuidad completa desde Puchuncaví hacia Colmo y evidentemente se va a transformar en una alternativa para la actual Ruta F-30” indicó el Seremi de Obras Públicas, Miguel Saavedra.

Por su parte la Alcaldesa Eliana Olmos Solís, destacó lo importante que será este camino una vez que esté construido. “Todos sabemos los riesgos de la carretera F-30, además de lo congestionada que está, por lo que estamos muy contentos de que todas las gestiones desarrolladas durante mucho tiempo se vayan concretando, cumpliendo un gran anehlo de toda la comunidad de Puchuncaví”.

El proyecto considera aspectos como las dos pistas de 3.5 metros, bermas de 1 metro de ancho, iluminación en los cruces, además de un trabajo de paisajismo para diferentes sectores del tramo del camino, instalación de barreras metálicas, entre otros.

Hay que mencionar que la empresa que ejecutará este trabajo es BITUMIX, la que ya se encuentra instalada en el sector, de manera de desarrollar los trabajos de ejecución de este proyecto que mejorará la conectividad para los vecinos de la comuna de Puchuncaví.

“Acá se va a reconformar un camino que tendrá una continuidad completa desde Puchuncaví hacia Colmo y evidentemente se va a transformar en una alternativa para la actual Ruta F-30” indicó el Seremi de Obras Públicas, Miguel Saavedra.

Deja un comentario