miércoles, octubre 21, 2020
Inicio Opinión Carretelas de Quintero y necesidad de modernización

Carretelas de Quintero y necesidad de modernización

El servicio de transporte de carretelas ha sido una tradición Loncurana muy propia de esta zona por varios años, desde ya 1960, pero no solo constituyen una tradición única y propia si no que además detrás de ésta se encuentra una comunidad de 17 familias que se han visto privadas de poder obtener ingresos que realizaban a través de esta actividad debido a las obras de alcantarillado que si bien son necesarias han privado que estas familias generen ingresos de los cuales abruptamente fueron perturbados debido a las obras y su demora.

[Te puede interesar]: “Concesiones Marítimas para el Municipio de Quintero ”

Tradiciones y adecuación a sistema de desarrollo:

Pero no solo el impedir la generación de ingresos afecta a estas familias si no que en atención a los tiempos en que nos encontramos se hace necesario que esto que podría ser un atractivo turístico y tan propio de Loncura sea modernizado y mejorado con apoyo de diversas disciplinas respecto a las personas que ejercen esta actividad como por ejemplo, la mantención de los caballos, que dispongan de buenas áreas de reposo, se regulen los pesos transportados y se realicen charlas respecto de cómo realizar en forma segura esta actividad. Carretelas

[Te puede interesar]: Leer nuestro medio asociado Aconcagua al Día 

Futuro de esta tradición:

Si deseáramos como comunidad que esta fuente laboral fuese un atractivo de la zona, se hace necesario que los carreteleros cuenten con asesoramiento veterinario, alimentos para los caballos, charlas sobre derechos de los animales, y podría darse a mi parecer un proceso de transición gradual ya que al ser un servicio de transporte, se podría pasar de los caballos a motos tal como se hace en otros países.    La idea es siempre poder buscar soluciones en post de la comunidad, manteniendo esta fuente de empleo, pero a la vez, mejorar el turismo y el respeto y seguridad de la vida animal.

Francisca Ogalde Vega

Abogada