martes, septiembre 29, 2020
Inicio Opinión Desembarco de las Tropas Congresistas en Quintero, 20 de Agosto de 1891

Desembarco de las Tropas Congresistas en Quintero, 20 de Agosto de 1891

En las últimas horas del día Miércoles 19 de Agosto de 1891, recala la flota conformada por 14 naves al mando del Capitán de Navío don Jorge Montt Álvarez, quién venía a bordo del Acorazado Cochrane como nave insignia de la flota Constitucionalista o Revolucionaria, provenientes del puerto de Iquique, fondean a la cuadra entre la Puntilla Sanfuentes y Punta Horcón, a la espera de dar la orden de inicio del  Desembarco de las Tropas en la Bahía de Quintero, número de soldados que ascendía a 10.000 aproximadamente.

Origen del Conflicto

Por la situación política que estaba viviendo el país a la sazón, que no es esta  la ocasión de contar; sino que de una forma muy breve. Tanto el Congreso como el Presidente José Manuel Balmaceda se negaron a ceder en sus posturas políticas; de manera tal que el 1 de Enero de 1891, Balmaceda tomó la decisión y estableció por decreto, la prórroga del Presupuesto de la Nación  con la misma cifra del año 1890, ya que el Congreso se lo había negado, y que había pedido éste para el año 1891. Esta acción condujo a la crisis institucional y quiebre de las relaciones entre el poder ejecutivo y legislativo, por lo que el Congreso declara al Presidente de la República “fuera de la Ley”, ante lo cual,  Balmaceda ordena la “clausura” del Congreso conformando con ello una clara dictadura del poder del país; asumiendo con ello todo el poder público necesario para la administración y gobierno del Estado de Chile, manteniendo el orden interno del país.

Movimiento Parlamentario

Ante la situación del  cese de las actividades del Congreso por parte del Presidente Balmaceda, el Presidente de la Cámara de Diputados don Ramón Barros Luco se reúne con el Presidente del Senado don Álvaro Covarrubias Ortuzar para plantear el derrocamiento del gobierno, esto, por la fuerza militar, y que para ello era necesario conversar con el Cuerpo de Generales y Almirantes. Don Álvaro Covarrubias no acepta tal situación y renuncia a su cargo parlamentario, asumiendo el Vicepresidente del Senado don Waldo Silva Algue, quién acepta y apoya la idea propuesta por Ramón Barros Luco. En la misma línea, se dirigen al Cuerpo de Generales del Ejército de Chile, idea revolucionaria que es rechazada y renuncian a sus cargos; de igual forma lo hace el Cuerpo de Almirantes de la Armada de Chile, argumentando que no podrían luchar contra sus propios hermanos chilenos y compañeros de lucha triunfantes en la Guerra del Pacífico. El Ejército de Chile se compromete a defender la Constitución Política de Chile y a la institución del Presidente de la República, respaldando al Presidente Balmaceda. La Armada de Chile apoya a los Congresistas, y con un escaso número de oficiales y naves a Balmaceda. En la Armada de Chile asume el mando el oficial de más alto rango, el Capitán de Navío don Jorge Montt Álvarez, Gobernador Marítimo de Valparaíso.

Sublevación de la Armada

El Congreso confió al Capitán de Navío Jorge Montt Álvarez el día de 6 de Enero de 1891 para defender la “constitución y las leyes”. Para que el movimiento de la Armada no fuera considerado como un simple pronunciamiento, la Armada exigió la presencia a bordo de la Escuadra del Vicepresidente del Senado y del Presidente de la Cámara de Diputados, Señores Silva y Barros Luco. El 7 de Enero la Escuadra se subleva, contando con los acorazados Cochrane y Blanco Encalada; el crucero Esmeralda; la corbeta O´Higgins y la cañonera Magallanes.

Campaña al Norte

Con la mayoría del ejército en obediencia al Presidente Balmaceda, la Escuadra se dirigió al norte, hacia el puerto de Iquique; para tomar la rica zona salitrera, que sería la “caja de fondos” de la revolución, y donde se reclutarían soldados para formar el ejército revolucionario para combatir las fuerzas del gobierno, estos serían mineros, civiles, trabajadores del salitre. Balmaceda reprimió por las armas algunas huelgas que se generaron producto de la carestía provocada por  el bloqueo de la Escuadra; los dueños de las salitreras no miraban con muy buenos ojos a la política comercial de Balmaceda, ni el régimen dictatorial impuesto por este, después de conocer el alzamiento. El 19 de Enero de 1891 se desarrolla el Combate de la Aduana de Iquique, la situación crítica de las tropas revolucionarias cambió con la captura de Iquique a cargo del Capitán Merino Jarpa, quién al mando de 40 marinos logró rechazar el ataque de las fuerzas balmacedistas. Dueños de Iquique y con la simpatía de los trabajadores de las salitreras. El ejército congresista como se hacían llamar a las tropas que defendían al Congreso Nacional, incrementan su ejército y vencieron a las tropas “enemigas” al mando del General  Eulogio Robles, siendo asesinado sin piedad por la soldadesca revolucionaria estando herido y bajo el amparo de la Cruz Roja.

Junta Revolucionaria de Iquique

Con la conquista del norte de Chile por las tropas congresistas, el 12 de Abril de 1891 se organizó la Junta de Gobierno Revolucionaria, compuesta por el Capitán de Navío Jorge Montt Álvarez,  que actuaría como Presidente; Waldo Silva Vicepresidente del Senado y Ramón Barros Luco Presidente de la Cámara de Diputados, actuarían como Vocales; Junta que tendría la labor de la Presidencia de la República. Don Enrique Valdés sería el Secretario. Contaría con la asesoría de 4 Ministros: Interior y Obras Públicas que se reservó para don Manuel Antonio Matta Goyenechea; Relaciones Exteriores y Justicia, Cultura e Instrucción a cargo de don  Isidoro Errázuriz; Hacienda a cargo de don Joaquín Walker Martínez; Guerra y Marina a cargo del Coronel Adolfo Holey. Junto con el decreto de la formación de la Junta de Gobierno, se dio a conocer el Acta de “Deposición” del Presidente Balmaceda. Documento ignorado por la mayoría de los congresistas. Sus agentes en el extranjero, financistas y banqueros Augusto Matte y Agustín Edwards Ross lograron la compra de armas de guerra, de las más modernas para el ejército congresista a Estados Unidos.

Campaña al Sur

El ejército revolucionario recibió armamentos de último modelo, principalmente británico y bajo la dirección del Teniente Coronel Emilio Korner (Prusiano), quién fuera contratado por el Presidente Balmaceda en 1890 para que viniera a instruir al ejército de Chile. Se logró agrupar a 10.000 hombres reclutados en el norte y otros llegados de distintas partes del país, los oficiales fueron improvisados entre los jóvenes llegados recientemente desde el sur en forma oculta. La Junta de Gobierno tenía en su poder a las zonas más ricas del país y el apoyo de la Armada de Chile. Terminada la organización de las fuerzas, la Junta determinó iniciar la Campaña al Sur. Balmaceda había logrado reunir 32.000 hombres para rechazar cualquier intento de desembarco. Congresistas

[Te puede interesar]: Seremis de Minería y Sernameg destacaron Plan Covid con perspectiva de género elaborado por Codelco Ventanas

Pero dividió sus fuerzas geográficamente ( se negó a agrupar sus fuerzas). Como Comandante en Jefe del Ejército de Chile era el General Orozimbo Barboza y del Ejército Revolucionario el Coronel Estanislao del Canto. El objetivo de la Junta Revolucionaria era derrocar al Presidente Balmaceda antes que llegaran los blindados recientemente comprados, el Presidente Federíco Errázuriz Zañartu y el Presidente Anibal Pinto Garmendia. Los que hubieran equiparado las fuerzas navales congresistas y constitucionalistas. El alto mando de las fuerzas revolucionarias  tomó la decisión de navegar hasta la Bahía de Quintero para realizar el desembarco de las tropas, mientras navegaban se les hacía prácticas de tiro en las cubiertas de los buques a los soldados inexpertos que vestían  uniforme blanco con una cinta roja en su brazo izquierdo.  Cargaron los cañones Krups y 1000 caballares y mulas para el transporte de ametralladoras, municiones y material de logístico. Zarparon desde Iquique el acorazado Cochrane como buque insignia transportando al Capitán de Navío Jorge Montt, al Vicepresidente del Senado Waldo Silva y Ramón Barros Luco (Vocales de la Junta de Gobierno), más el Maipo, Amazonas, Trumao, Abtao, Magallanes, Esmeralda, Cachapoal, Copiapó, Matías Cousiño, Bío Bío y el histórico Monitor Huascar.

Desembarco de las Tropas Congresistas en Quintero

En las últimas horas del día Miércoles 19 de Agosto de 1891 recalan en las proximidades de la Puntilla Sanfuentes y Punta Horcón los 14 barcos que componían la Escuadra Congresista, el Comandante Jorge Montt ordena al amanecer del 20 de Agosto que dos chalupas recorran el borde costero, una desde Punta Liles (Cueva del Pirata) y la otra por Punta Ventanilla (Ventanas) para inspeccionar si es que habría alguna bomba de superficie en el mar, ambas chalupas se encontraron en las cercanías de las Rocas Blancas de Loncura (mitad de la Playa La Herradura), se desembarcaron y avisaron a los pescadores artesanales y a la gente del pequeño poblado que izaran una bandera blanca  en sus hogares y que no salieran de ellas, advirtiéndolos del desembarco que se iba a producir. El primer buque que ingresa a la bahía es la Abtao, para señalizar la zona de ingreso, y a partir de las 06.00 am se dio comienzo al desembarco en la zona del actual cabezo de la pista aérea. Dentro de la estrategia estaba también la posibilidad que el desembarco se produjera en la boca del río Aconcagua en Concón, cosa que el General Alcérreca así lo estimó, por eso puso las fuerzas en parte de los cerros de Concón y la zona de Torquemada. Por informaciones de inteligencia el Presidente Balmaceda avisó a Alcérreca que el desembarco sería en la Bahía de Quintero.

[Te puede interesar]: Leer nuestro medio asociado Aconcagua al Día 

El Comandante Jorge Montt envía a la corbeta O´Higgins y al crucero Esmeralda hasta las cercanías de la desembocadura del río Aconcagua a bombardear las tropas y vigilar la presencia de alguna nave balmacedista que procediera desde Valparaíso. El bombardeo fue tan efectivo que las fuerzas se replegaron. El desembarco en Quintero duró hasta las 23.00 hrs del día  Jueves 20 de Agosto, a medida que iban desembarcando se dirigían hacia Concón por el sector de Valle Alegre hasta Colmo, hacia el sector del vado Verdejo (actual ubicación del Puente). Al mando del Coronel Korner, 1000  soldados con carabinas se fueron por la playa de Ritoque a caballo. Estos animales como las mulas las lanzaban al agua desde los barcos que la transportaban y  soldados en las chalupas las iban arreando hasta la playa donde la apertrechaban. El jefe del desembarco fue el Comandante Arturo Fernández Vial. El Teniente Luis Gómez Carreño estaba a cargo de las ametralladoras. Y una de ellas, Hotchild de 180 mm la tenía a cargo un joven guardiamarina llamado Luis Langlois Vidal, oficial que el año 1922 con el grado de vicealmirante era Comandante en Jefe de la Armada de Chile y vino a negociar los terrenos para la base de la hidroaviación con la familia Cousiño. El cerro Mauco en su cima fue ocupado por una patrulla de soldados observadores y señales, tanto para el bombardeo de Concón, desembarco y traslado de las tropas desde Quintero a Colmo vía terrestre.

Batalla de Concón, 21 de Agosto de 1891

Una vez que llegaban las tropas desde Quintero  intentaban cruzar el río Aconcagua, eran fuertemente atacados por los balmacedistas, sumándose el caudal del río que trae en invierno, mientras la corbeta O´Higgins y el crucero Esmeralda en las proximidades de la desembocadura del río Aconcagua abrían fuego a las tropas comandadas por los generales Barboza y Alcérreca, produciendo el desbande de ellas y a las 16.00 hrs. las tropas gobiernistas huían en desbandadas hacia Viña del Mar, Quilpué y Quillota. De los 7000 hombres gobiernistas quedaron en el campo de batalla 2200 entre muertos y heridos, 2000 prisioneros y otros tantos que se pasaron a las tropas revolucionarias. Cayeron en poder de los revolucionarios toda la artillería, municiones y miles de fusiles. Las tropas congresistas tuvieron 400 soldados muertos, 600 heridos y 122 desaparecidos, que corresponden a los muertos y ahogados en el cruce del río Aconcagua. Congresistas

Batalla de Placilla, 28 de Agosto de 1891

Después de unos lluviosos días, el 28 de Agosto a la 07.00 hrs. se dio inicio al ataque contra las posiciones balmacedistas, que habían ocupado las alturas que dominan el Valle de Peñuelas en el sector de Placilla. Las vacilaciones de los jefes del ejército constitucionalista, hicieron retirar las tropas, retirándolas para reforzar Quillota y por otro lado a establecer una barrera defensiva a las alturas de Placilla, para impedir el avance y paso de las tropas congresistas hacia Santiago. El ejército del Congreso envió fuerzas a Quilpué para operar sobre Limache. Con otras fuerzas cortó la línea férrea en el Puente Las Cucharas, entre Quilpué y Viña del Mar. Al mismo tiempo varios regimientos balmacedistas se pasaron al bando de las tropas congresistas. Los balmacedistas contaban con 9500 hombres y 40 cañones y abundantes municiones. Las tropas congresistas contaban con 11.000 hombres, abundante artillería y municiones. Esta Batalla fue la más sangrienta de la Guerra Civil de 1891. En la cual murieron más de 5000 hombres de ambos bandos y miles de heridos. Murieron heroicos jefes, oficiales, soldados que se habían distinguido en la Guerra del Pacífico por su heroísmo y valentía, asimismo como destacados personajes de la vida pública nacional. En esta batalla muere el Comandante en Jefe del Ejército General Orozimbo Barboza en trágicas circunstancias, como así también el General Alcérreca. Con esta derrota de las tropas presidencialistas, las puertas de Santiago quedaron abiertas para las tropas congresistas, con lo que el Presidente Balmaceda demite a su gobierno y entrega el mando de la nación el 29 de Agosto de 1891 al General Manuel Baquedano.

Suicidio del Presidente Balmaceda

Con la derrota de Placilla, el Presidente José Manuel Balmaceda Fernández, entrega el mando al general Manuel Baquedano para que mantuviera el orden de Santiago por posibles reacciones de la victoria congresista. Envió a su familia a la embajada de Estados Unidos y él se asila en la legación Argentina. Después de 3 días de mandato del general Baquedano confió el poder en el Comité Revolucionario y se retiró a su domicilio. Balmaceda pensó en entregarse a la Junta de Gobierno pero creyó que se le torturaría para después fusilarlo. Incluso tuvo la posibilidad de escaparse al extranjero. Los días pasaban y quería terminar su mandato que culminaba el 18 de Septiembre; escribió varias cartas y su Testamento político, al amanecer del 19 de Septiembre de 1891, se suicida, eran las 08.00 hrs.

Capitán de Navío Jorge Montt Álvarez

Fue ascendido a Vicealmirante y presentado como único candidato a la Presidencia de la República de Chile, siendo elegido unanimente por el Congreso Nacional. Gobernó por un período de 5 años (1891.1896), en el cual trató de reconciliar a los chilenos, dictando varias leyes de amnistía que permitieron a muchos marinos y militares, que habían combativo en las fuerzas balmacedistas, poder reincorporarse al Ejército y a la Armada de Chile. Congresistas

Roberto Monardes Fierro, Investigador Autodidacta

Bibliografía consultada:

Armada.cl/armada/tradición-e-historia

Academia historia militar.cl /academia/batalla-de-placilla

Es.wikipedia.org/wiki/batalla_de_concón