11.7 C
Quintero
domingo, 26 septiembre 2021

Homenaje de la Hermandad de la Costa, Nao Quintero a los Mártires del Ram Brito fallecidos en 1952

Más Leidos

El  22 de Octubre del 2020, se cumplieron 68 años de la tragedia sufrida por el Remolcador de Alta Mar RAM BRITO de la Armada de Chile, con una dotación de 27 tripulantes, perdieron la vida 23, muchos de ellos no se encontraron sus cuerpos. Hecho ocurrido en una noche con mucha niebla en los Farellones de Quintero, conocida también antiguamente como “ La Isla de los Lobos”.

Las Operaciones de la Escuadra

La Escuadra se encontraba en Papudo, había terminado parte de su entrenamiento y se aprestaba a regresar a Valparaíso después de varios meses de ejercicio y dar descanso a su tripulación. La Comandancia en Jefe de la Escuadra dispuso el zarpe del RAM BRITO, buque auxiliar de la Escuadra a las 18.30 horas hacia el puerto de Valparaíso, para esperarla al día siguiente objeto de apertrecharla de víveres, aguada, correspondencia y otros. Labor de rutina que cumplía regularmente durante el período de Escuadrilla en Puerto Aldea, Coquimbo y otros puertos de entrenamiento, como en este caso a la cuadra de Papudo.

[Te puede interesar]: Departamento de Aseo transforma basural en estación de descanso deportivo

La Dotación

Estaba compuesta por 27 hombres, pero en aquella oportunidad la conformaban 29 , en atención a que viajaban de pasajeros el Subteniente del Estado Mayor Carlos Martínez  Astorquiza y  el Sargento  de la Armada Norteamericana Linwood Jarvis Foster, ambos en comisión de servicio dispuesto por el mando; de Comandante del RAM BRITO venía el Subteniente Ramiro Frías Fernández.

La terrible tragedia

El  día Miércoles 22 de Octubre de 1952, en una noche de escasa visibilidad y mal tiempo el RAM BRITO venía navegando a la cuadra (al frente) de Punta Horcón, y en los roqueríos que tantas veces han dado cuenta de varamientos de embarcaciones desde tiempos pretéritos, como es el caso del Pentatur, vapor alemán siniestrado en dicho lugar en 1886, el Northen Brezze en 1975, el Dusseldorf en 1923, entre otros, en ese mismo lugar se produce la tragedia en comento. Al descender el buque de la cresta de una ola, tocó fondo y dio tres o cuatro golpes a medida que pasaba sobre unas rocas sumergidas, se estrello contra unas rocas de los Farellones de Quintero. El Comandante Frías ordenó al Sargento 2° Carlos Barrientos que diera “marcha atrás” pero el golpe fue tan violento que produjo una vía de agua que inundó el departamento de máquinas, lo que provocó una explosión que destrozó la nave, hundiéndose en escasos minutos, de las 29 personas que se encontraban a bordo solo 4 sobrevivieron, cayendo al costado de estribor (lado derecho), perdiéndose en las profundidades del mar en medio de una gran cantidad de vapor ,y  arrastrando consigo a muchos tripulantes.

Acciones realizadas por la tripulación

Varado el BRITO sobre la rocas, se escoró (ladeó) a la banda de estribor (lado derecho), el Comandante Frías ordenó al radio operador Cabo (Rt) Raúl Aravena que emitiera un S.O.S.  al acorazado Latorre, informando la situación  en que se encontraba el buque y se dirigió al Puente de Mando para guiar a sus hombres y ordenó arriar los botes salvavidas, Frías cae al agua y alcanza a escuchar el llamado de salvataje. A gritos ordenó a los que aún se encontraban a bordo abandonaran la nave, no alcanzó a escuchar la explosión de la caldera. El cabo Luna arrió la chalupa con Vera, Donoso y Sereno cuando el buque se escoró a babor y logró lanzarse al agua con un enrejado de madera y el timón del bote. Tras emerger a la superficie divisó al Sargento 2° Barrientos, pero el fuerte oleaje les impidió reunirse. Vio a Gaete y a Fuentealba  tomados de una puerta y posteriormente encontró a Ávila y a Silva tomados de un trozo de madera. Escuchó los pedidos de auxilio del Subteniente Martínez y del marinero Tolosa. Un grupo conformado por los Cabos Riveros, Ávila y Silva, quedaron flotando, tomados de un tambor de combustible. Mientras tanto Frías encontró un salvavidas circular que entregó a Riveros, pues no sabía nadar y Romero le ayudo a sacarse los zapatos. Luego nadó, arrastrando una puerta y un casillero de señales hasta el grupo que se encontraba en el serení volcado y junto a Barrientos, Castellón que se apoyaban en una puerta y Foster lograron enderezarlo, colocándole trozos de madera por debajo, aunque quedó a media agua.

[Te puede interesar]: Leer nuestro medio asociado Aconcagua al Día

A gritos Frías ordenaba, como buen líder,  a su gente para que se reuniera y luego escuchó al Subteniente Martínez y al marinero Tolosa pidiendo auxilio, nadó a su encuentro. Tras una hora nadando, sufriendo un calambre en sus piernas y estómago, el agotamiento  lo venció, y con mucho esfuerzo se subió a horcajadas al casillero de señales que arrastraba y logró regresar al serení (bote pequeño que llevaban los antiguos buques de guerra). Fuentealba en el intertanto había logrado llegar también al serení, pero en estado de shock tan tremendo, que cuando el bote se dio vuelta una y otra vez, no logró mantenerse firme y finalmente se hundió, siendo infructuoso los intentos por encontrarlo. El Sargento Barrientos también se soltó.

El Rescate

Los gritos de los sobrevivientes habían ido disminuyendo cuando avistaron las luces de una fragata que pasó a unas 500 yardas pero que no los detectó. Luego encontraron la chalupa volcada que no lograron enderezar y los tres que aún lograban sostenerse con vida aferrados a una puerta, fueron rescatados finalmente por el Crucero O´Higgins que gracias a sus potentes proyectores localizó a los pocos náufragos que aún se mantenían a flote a las 00.27 horas del día 23 de Octubre. Cerca encontraron a Luna flotando en una puerta, a Salvo y poco después a Barrientos. Lamentablemente el Sargento Barrientos y Salvo fallecieron momentos después de ser rescatados. A las 04.00 am la Baquedano rescató los restos sin vida de Ossandón, poco después el cuerpo de Mercado y a las 13.00 horas el de Ávila. En el intertanto a las 07.00 am la Covadonga encontró la chalupa y el serení pero sin tripulantes. La Escuadra con la cooperación de aviones de la Base Aérea de Quintero y la Capitanía de Puerto continuaron la rebusca durante una semana encontrando restos materiales del RAM BRITO como muebles, puertas, libros; entre ellos la Bitácora, pero no más cuerpos. Y lamentablemente durante ese periodo no se pudo bucear dada las fuertes marejadas y rompientes reinantes.

Buzos Quinteranos al rescate

El día 2 de Noviembre de 1952 los buzos particulares quinteranos Gilberto Ramírez y Bonifacio Cisternas, se sumergieron en el sitio del siniestro después de haber pasado las marejadas, ubicando a la nave hundida a 12 metros de profundidad y a unos 100 metros de las rocas que chocó el RAM BRITO, tumbado sobre el costado de estribor (derecho), Tras recorrer el interior del casco lograron rescatar el malogrado cuerpo de un tripulante que luego fue identificado como el marinero Mario Campos Gaete. Posteriormente se concluyó que dadas las condiciones de mal tiempo, mala visibilidad y tiempo transcurrido, era difícil que algún otro tripulante hubiese salvado con vida o alcanzado la costa, lo más probable era que hubieran perecido ahogados, por frío o por heridas recibidas  con la explosión de la caldera. Se resolvió por ende declarar como fecha presunta de muerte las 23.00 horas del Miércoles 22 de Octubre de 1952 para los 17 servidores desaparecidos, para lo cual se dictó una ley especial. Y, al igual que en el caso de aquellos cuyos restos si fueron encontrados, se determinó que todos fallecieron en actos del servicio.

De las responsabilidades

Quedó establecido también que no existió responsabilidad criminal de ninguna persona que se encontraba a bordo del RAM BRITO, por lo que la causa fue sobreseída.

Condecoraciones

Por otra parte, en el Sumario Administrativo que se instruyó a continuación, se acordó la entrega de Medallas al Valor al comandante del buque Subteniente Ramiro Frías Fernández y a los deudos del ex Cabo (Rt) Raúl Aravena Coloma.

Sobrevivientes

  • Subteniente Ramiro Frías Fernández, Comandante
  • Sargento 1° (Mc) Isaías Castellón Castellón
  • Cabo (Art) Juan Luna Gonzáles
  • Sargento Linwood Jarvis Foster, Armada de Estados Unidos

La viuda, Sra. María Valderrama Figueroa

Esposa del Sargento 2° Carlos Barrientos Barrientos, encargado de la sala de máquinas del RAM BRITO, fue quien hizo el último intento de zafar de la roca  el buque al ejecutar la orden del Comandante  Frías para “dar marcha atrás”, la que no tuvo éxito. La Sra. María se encontraba embarazada de un niño, ese fatídico día 22 de Octubre de 1952, y que al nacer le puso el mismo nombre de su padre, Carlos. En su edad juvenil, Carlos Barrientos Valderrama ingresa a la Armada de Chile a la especialidad de Escribiente, haciendo su carrera naval en distintas unidades de la Armada. En el año 2006 fue Contramaestre del Buque Escuela Esmeralda, ocasión que se realiza el viaje de Valparaíso a Talcahuano cuando va a reparaciones después del regreso de su viaje de instrucción, ocasión que toma contacto con un grupo de Hermanos de la Costa que iban en ese viaje, así conoció a nuestra fraternidad. Pasa a retiro con el grado de Sub Oficial Mayor. El año 2017 es invitado a participar del homenaje que la Nao Quintero realiza a los mártires del RAM BRITO asistiendo con más de 20 familiares, ingresando a nuestra Hermandad de la Costa como Polizón. Y continuando con la tradición naval hoy está destinada a la Capitanía de Puerto de Quintero su hija, la Teniente Segundo (Lt) Paula Barrientos Barrientos, nieta del marinero náufrago, Sargento Segundo Carlos Barrientos Barrientos, con la gran coincidencia de sus dos apellidos paternos y maternos.

Hallazgo de restos náufragos

Hace un par de años atrás buzos deportivos encabezados por el buzo Sanmartín, encontraron el Puente de Mando y la Caldera del RAM BRITO distantes a unos 100 metros de distancia de los roqueríos de los Farellones de Quintero.

Homenaje de la Hermandad de la Costa de Chile

La Nao Quintero, de la Hermandad de la Costa de Chile a partir del año 2015 genera la iniciativa en conjunto con la Armada de Chile, Capitanía de Puerto de Quintero, de conmemorar este desgraciado naufragio con la pérdida de 23 valiosas vidas de esos servidores de la patria en los Farellones de Quintero. Se realiza este acto solemne el día sábado más cercano al día 22 de Octubre de cada año y consiste en invitar a familiares de los mártires en una navegación a bordo de un buque de la Armada de Chile, generalmente la LSG Quintero, y nos acompañan Hermanos de la Costa de otras ciudades. Se zarpa a las 11.00 horas hacia las cercanías de los Farellones de Quintero donde ocurrió el naufragio, llegando al lugar alrededor de las 11.45 horas. Se comienza la ceremonia entonando el Himno Nacional. El Capitán de la Nao Quintero hace uso de la palabra con un discurso que contempla en parte la narración de los hechos acontecidos en aquel lugar a los tripulantes mártires, luego alocución del Sr. Capitán de Puerto de Quintero y después palabras de un representante de los familiares descendientes. El Diácono de Quintero realiza una Liturgia conmemorativa. Posteriormente se lanzan al mar ofrendas florales por parte de la Hermandad de la Costa de Chile, Nao Quintero, de la Armada de Chile y de los familiares. Se termina la ceremonia con la entonación del Himno de la Armada de Chile y se procede a regresa a puerto.

Zafarrancho RAM BRITO

Recalada la tripulación de los Hermanos de la Costa Nao Quintero junto a los familiares e invitados especiales se realiza un Zafarrancho (reunión de camaradería y fraternidad), que consiste en una navegación simbólica acompañada de comidas y bebidas espirituosas capturadas en la comarca y sus alrededores por estos piratas quinteranos. Denominado “Zafarrancho RAM BRITO”, este año 2020 producto de la pandemia que sufre el país y el mundo, lo realizamos el Miércoles 21 de Octubre por la Plataforma Zoom, con la tripulación completa de nuestra Nao y las invitadas especiales Sra. María Isabel Barrientos Valderrama, hija del Sargento Segundo Carlos Barrientos y las nietas del Sargento 2°, Débora Cecilia Alarcón Barrientos y María Isabel Alarcón Barrientos y la bisnieta Camila Chávez Alarcón. Este Zafarrancho RAM BRITO 2020 se realizó especialmente en homenaje a todas las viudas de los mártires del buque siniestrado.

Roberto Monardes Fierro

            Sea Horse

Investigador Autodidacta

Oficial Condestable Nao Quintero

Hermandad de la Costa de Chile

- Publicidad -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Más Articulos

1 Comentario

Comments are closed.

- Publicidad -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Ultimas Publicaciones