Entregan detalles de lo que será el nuevo plan de descontaminación de Quintero y Puchuncaví el mes de marzo

Quintero y Puchuncavi

Tras los fatídicos acontecimientos de contaminación de agosto de 2018 en Quintero y Puchuncaví, que dejaron a cientos de personas con serios problemas de intoxicación, el Gobierno y entidades relacionadas con la materia iniciaron una exhaustiva investigación de las causas y un trabajo no menor por mejorar las condiciones ambientales de la comuna.

A más de un año de la catástrofe, el jefe de carrera de Ingeniería en Medio Ambiente y Recursos Naturales de la Universidad de Viña del Mar, UVM, Rodrigo Silva, indicó que desde “marzo contamos con un plan de descontaminación que efectivamente descontamina la zona de Quintero y Puchuncaví, el que se hace cargo de las externalidades negativas, no tan rápido como esperaba la comunidad, pero que culminará en tres a cuatro años y cambiará las condiciones de la zona”.

Este tema lo conoce bien el docente, ya que en plena crisis el intendente Jorge Martínez convocó a nueve universidades de la región para tener la opinión de expertos en la materia, asistiendo él como representante de la UVM, “se desarrollaron reuniones y visitas al parque industrial, lo que nos permitió revisar la situación en terreno y cruzarlo con la información que teníamos”.

Agregó que “los episodios de contaminación nos dan la oportunidad única de aplicar los conocimientos que entregamos a los estudiantes en investigaciones y en terreno, además de contrastar modelos teóricos con lo que ha pasado en la realidad”.

En relación a las causas de la catástrofe ambiental, señaló que “el principal problema son las empresas que existen y el tipo de maquinarias que utilizan, pero también la circulación oceánica de la bahía de Quintero y la circulación atmosférica”.

Por lo anterior, el plan de descontaminación considera análisis de pronósticos del clima, que afecta a los procesos operacionales de la industria y que, bajo ciertas condiciones atmosféricas, “hay procesos que no se pueden hacer y, por lo tanto, se deben apagar las maquinarias”, contó.

Pioneros

Silva añadió que, preocupados por el medio ambiente, este 2019 la UVM implementó la primera planta solar fotovoltáica operada por una universidad, la que en períodos de buenas condiciones reemplazará hasta el 25% de electricidad que utiliza el plantel.

La idea – acotó el docente – es replicar este modelo en las pymes y en el área agrícolas, generando energías más limpias en la zona.

2 COMENTARIOS

Deja un comentario