“Debe haber un subsidio estatal para aquellos que no quieran seguir viviendo en Quintero”

0
627
subsidio

“La movilización social en la zona de Quintero-Puchuncaví es genuina”, advierte el diputado Pablo Kast (Evópoli), al evaluar la situación que afecta a la zona y que ha generado diversas protestas sociales durante estas semanas. “Estos peak de intoxicaciones son parte de la historia que se viene mostrando con distintas caras por años: la movilización social que hay es una respuesta a esto, y la movilización existía desde antes”, agrega.

-¿Cómo se ha instalado en la zona?

-Esto lo hemos venido trabajando desde el año pasado con distintas organizaciones sociales, reuniéndonos con gente que ha enfrentado esto desde un punto de vista más técnico, como es la Fundación Océanos, o como las Mujeres de Zona de Sacrificio que han enfrentado este tema desde una lógica propositiva, tratando de plantear soluciones. Creo que las medidas propuestas son contundentes y han sido bien recogidos por las organizaciones que han enfrentado esto de forma seria.

-A su juicio ¿qué ha conflictuado el tema?

-Después de los episodios empezó a incorporarse un factor político que es lo que más ha interferido en la lógica más propositiva y constructiva. Creo que se ha interferido mucho con la información que se ha dado. Me parece bien que tenga un componente emocional, porque esto no afecta sólo la salud, sino que también la psicología y la lógica social de la zona.

-¿La respuesta del Gobierno fue oportuna?

-Ha actuado bien en términos técnicos, en términos de enfrentar esto de manera constructiva. Creo que la historia de intervención desde antes que estos accidentes ocurrieran, ha sido constructiva; de hecho dos meses antes el Gobierno ya había generado ciertos anuncios de intervención en la zona como, por ejemplo, la medición de los metales pesados, y ya se había anunciado un plan de descontaminación nuevo que generaba un shock de intervención. Desde el punto de vista técnico lo han hecho bien.

-Pero se culpó a Enap desde el minuto uno.

-Siempre he defendido la lógica preventiva que se aplicó a Enap respecto de una situación detectada en la limpieza de su estanque y nunca vi que eso se estuviera planteando como una responsabilidad exclusiva contra Enap, sino que como la única faena que estaba generando, con argumentos concretos, como resultado de una inspección que hizo un organismo autónomo, como es la SMA. Después todo lo que ha sido la labor posterior que también el Gobierno la ha enfrentado con seriedad sin caer en populismos desde el punto de vista de la salud, de la educación, de la fiscalización medioambiental.

-Los monitoreos independientes y permanentes de aire, suelo y agua permitirán dilucidar la causa. Esa es la principal duda.

-Hay una gran crisis de confianza. Por eso lo del monitoreo independiente y permanente, que son los dos elementos que faltaban, va a permitir no sólo entender a ciencia cierta lo que está sucediendo con las sustancias que están ahí presentes, sino que va a permitir recuperar la confianza.

-¿Cómo diputado de la zona tiene una propuesta concreta?

-Tenemos que hacer dos cosas. Primero y lo hemos planteado a partir de un proyecto de acuerdo que presentamos en la Cámara y una carta oficiada a la ministra de MedioAmbiente solicitando que esto tenga el peso de una ley. El plan de descontaminación va en la lógica correcta, pero ojalá esto se pudiera traducir en un proyecto de ley que haga permanentes estas decisiones y normativas. Es algo que funcionó en otras situaciones como fue la Ley Arica que permitió hacer una intervención medioambiental y sanitaria con el peso de una ley de manera que no quede expuesta a los gobiernos de turno.

-¿Eliminar el factor político?

-Si veo a algún responsable importante en esta historia de fracasos de parte del Estado ha tenido que ver con el factor político. Por un lado no ha habido una decisión del sector político de poner reglas claras y ponerle freno a las industrias. Por eso creo que debiéramos inmunizar nuestra normativa y nuestras ilusiones de los gobiernos de turno. Esa es la lógica que he tratado de plantear, de que esto no se politice y creemos que la mejor manera de hacerlo al aplicar esta normativa es a través de un proyecto de ley que sea permanente en el tiempo.

-Antes de los episodios de contaminación estaban en carpeta los análisis de metales pesados en niños para el 2019. ¿Se pueden adelantar?

-En la comisión investigadora de la Cámara hicimos esa propuesta y fue acogida por unanimidad de parte de la comisión en cuanto solicitar que se adelanten estas mediciones de los metales pesados acumulados en los niños de las tres comunas. Por eso, salvo el tema de la ley que seguimos peleando, para que ojalá las soluciones permanezcan en el tiempo, y no queden expuestas al lobby de las empresas a futuro, ni a los vaivenes políticos del gobierno que venga, y que no es un hecho, el resto de las propuestas han sido bien acogidas por el Ejecutivo y las están incorporando como son los estudios de metales pesados, los monitoreos independientes y permanentes en el tiempo, la incorporación de especialistas en el hospital de Quintero-Puchuncaví, la medición del acumulativo en aire, tierra y mar.

-¿Es factible sacar a la gente de una zona tan contaminada?

-Lo que hay que hacer es informar a la población. El Estado debe garantizar la provisión de herramientas para la población respecto de lo que es salud y lo que es la normativa medio ambiental, pero lo que hay que hacer es transparentar la información para que las personas que viven en la zona tomen sus decisiones de manera informada. Creo que debe haber un apoyo y un subsidio estatal para aquellas personas que no quieran seguir viviendo en la zona y también tiene que haber un subsidio y un apoyo estatal a lo que es la recomposición del tejido económico. Una cosa son las restricciones que se van a generar ahora y que van afectar los procesos industriales, y seguramente se va a reducir la posibilidad de crecer en términos de empleo y parque industrial, pero otra es que hay que hacer una propuesta con actividades distintas. Tiene que potenciarse el turismo, tiene que potenciarse la pesca. Hay que hacerse cargo de la contraparte y ahí el Estado sí tiene que jugar un rol de recomponer el tejido económico.

Fuente Mercurio de Valparaiso 

Deja un comentario