La Bahía on Line
Nos leen, nos creen

Bioformulación que recupera terrenos contaminados en Puchuncaví–Ventanas gana premio Avonni

La Dra. Marcela Carvajal de la USM lideró el proyecto de Bioformulación basada en hongos mejoradores de suelo, cuyo propósito es recuperar terrenos contaminados con metales pesados.

La investigadora de la Universidad Técnica Federico Santa María, Dra. Marcela Carvajal recibió el Premio Nacional de Innovación Avonni en la categoría Agro del Futuro FIA, gracias al proyecto de Bioformulación basada en hongos mejoradores de suelo.

El objetivo de esta iniciativa es recuperar terrenos contaminados con metales pesados de la zona de Puchuncaví–Ventanas, utilizando la cepa nativa de hongo Trichoderma, y aportando al entorno y a la economía del lugar.

La Dra. Marcela Carvajal, investigadora del Departamento de Química y del Centro de Biotecnología ¨Dr. Daniel Alkalay Lowitt” de la USM, precisó que el Premio Nacional Avonni “es un reconocimiento importante que valida y da respaldo a nuestro trabajo, en cuanto a la innovación realizada y, además, refuerza los lazos de confianza con las instituciones y empresas que fueron parte del proyecto. Junto a ello, refuerza el prestigio de nuestra universidad en temas relacionados con innovación basada en ciencia”.

Asimismo, se mostró muy contenta y satisfecha con el galardón que invita a seguir trabajando a fin de entregar soluciones sostenibles a determinados problemas, siendo amigables con el medio ambiente e impactando positivamente a nivel social, económico e industrial.

Proyecto colaborativo

Dentro de las proyecciones, se espera continuar el trabajo y su validación en terreno, por lo que seguirán trabajando para consolidar este proyecto que aportará al ecosistema de los lugares donde se implemente.

De la misma manera, se pretende expandir a mercados con problemáticas similares de contaminación de suelos y alta demanda agrícola como la que existe en Puchuncaví-Ventanas, esperándose buenos resultados por cuanto – según explicó la investigadora – su aplicación es sencilla (para el operario), no invasiva con el suelo y es una solución amigable con el medio ambiente. “Sólo se debe aplicar el producto a base de polvo cuando se riega el terreno, no se necesitan vehículos ni implementos especiales, lo que a su vez reduce la huella de carbono”.

También podrías querer leer: José “peta” Fernández, la leyenda caturra de Puchuncaví

También podrías querer leer: nuestro medio asociado Aconcagua al Día

El proyecto de Bioformulación basada en hongos mejoradores de suelo fue financiado por el Fondo de Fomento al Desarrollo Científico y Tecnológico, Fondef, de la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo, Anid, y es co-dirigido por Ximena Fadic, investigadora del Centro de Tecnologías Ambientales (Cetam) de la USM y el apoyo de Codelco división Ventanas, ITAS y Nehuén, como empresas asociadas, además del Instituto de Desarrollo Agropecuario ​(Indap) Región de Valparaíso, la Municipalidad de Puchuncaví, UC Davis Chile y la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa) como instituciones colaboradoras.

- Publicidad -