La Bahía on Line
Con el poder de la información

- Publicidad -

- Publicidad -

Aurubis, la mega fundición y refinería de Cobre que funciona en el medio de Hamburgo con altos estándares ambientales

La fundición y refinería «Aurubis» es la segunda mayor fundición de Cobre de Europa y funciona en pleno Hamburgo, una ciudad con altos estándares ambientales a nivel europeo, donde incluso se le ha otorgado el premio de ganadora como «ciudad ecológica» en el año 2011.

Es más, junto a «Enercity», han ejecutado una cuantiosa inversión para proveer de calefacción a los barrios residenciales de HafenCity East y Rothenburgsort en la ciudad puerto alemana: una tubería de calor, con la que se conduce directamente desde la planta de Aurubis en Veddel hasta las casas del puerto. Y sin producir dióxido de carbono CO2, perjudicial para el medio ambiente (por ejemplo, quemando gas natural o petróleo), ya que este calor es prácticamente un producto de desecho en Aurubis. El proyecto se puso en marcha en el 2018:

- Publicidad -

«Durante la producción de cobre en la planta de Aurubis, se genera calor en un proceso secundario: el azufre contenido en el concentrado de cobre se procesa como dióxido de azufre y luego se convierte en ácido sulfúrico, liberando calor en el proceso. En lugar de dejar que se desperdicie, el agua se calienta a 90 grados y se transmite por una tubería de un kilómetro a la empresa energética Enercity, que transporta el calor por otra tubería de 2,7 kilómetros para la calefacción en Hafencity.

Según los cálculos de la empresa multimetalúrgica Aurubis, presente en todo el mundo, la cantidad de calor utilizada es suficiente para abastecer a unos 8.000 hogares de cuatro personas durante aproximadamente un año, y de otro modo se liberarían más de 20.000 toneladas de dióxido de carbono al año si se quemaran combustibles fósiles para la calefacción». (Kohlendioxidfrei: Aurubis und Enercity liefern Industriewärme in die Hafencity).

El proyecto, además, está actualmente en ampliación:

«A partir del período del 2024/25, unos 20.000 hogares más de Hamburgo recibirán calor industrial sin CO2 procedente de un subproceso de la producción de cobre de Aurubis. Esto forma parte de un contrato de suministro de calor que firmaron las dos empresas. El uso de calor industrial sin CO2 en la red de calefacción de Wärme Hamburgo sustituirá el calor que actualmente se genera con combustibles fósiles. Esto puede ahorrar hasta 100.000 t de emisiones de CO2 anuales en Hamburgo a partir de 2025. El suministro de calor previsto representa el mayor uso de calor industrial en Alemania.

Tras las renovaciones del verano de 2024, el calor se producirá en la planta de ácido de contacto de Aurubis en Hamburgo, una parte del refinado de cobre en la que se forma ácido sulfúrico en múltiples pasos del proceso. Este proceso es una reacción química exotérmica que genera calor sin CO2 a una temperatura adecuada para la calefacción urbana sin emisiones de carbono. La tecnología se ha utilizado con éxito en la planta de Aurubis desde 2018 para suministrar calor a enercity para alimentar los distritos de HafenCity East y Rothenburgsort, y ahora se está ampliando significativamente. Aurubis también aporta estas soluciones al proyecto de investigación Living Lab Northern Germany para permitir una transferencia de conocimientos para otros proyectos de este tipo» (Aurubis AG and Wärme Hamburg GmbH to further expand Germany’s largest industrial heat system).

Estas innovaciones no han sido desconocidas por el Gobierno de Chile. En el 2012, el Embajador de Chile en Alemania. Jorge O’Ryan, la visitaba y quedaba el siguiente registro de su visita:

«El día lunes 7 de Mayo, el Embajador de Chile en Alemania Sr. Jorge O’Ryan Schütz, visitó en Hamburgo la empresa Aurubis. Esta empresa es el principal elaborador de cobre de componentes para la industria terciaria, cuenta con 6 300 empleados y factura alrededor de 13 billones de euros. El Embajador O’Ryan fue recibido por: Dr. Thomas Buenger, Vicepresidente, Sr. Peter Willbrandt, Gerente General, y Sr. Thomas Hölandt, Vicepresidente (ver foto adjunta). Aurubis es el principal importador de cobre chileno en Europa y ha mantenido relaciones comerciales con Chile desde hace muchos años. El Embajador tuvo también la oportunidad de visitar la planta de producción de cátodos y otros componentes».

Más recientemente, en junio de 2019, el entonces ministro de Energía del Gobierno de Sebastián Piñera visitó la industria. La cuenta oficial del ministerio informaba: «ministro Baldo Prokurica recorre planta de empresa Aurubis, instalada en medio de Hamburgo, Alemania; e incorpora tecnología de vanguardia que permite la convivencia sustentable e inclusiva entre la comunidad y la faena. Experiencia que queremos imitar en Chile»:

Pero la omisión y el abandono dejaron a la fundición Ventanas con una creciente obsolescencia, que ha producido importantes pérdidas para la minera estatal CODELCO, a pesar de que en sucesivos años, la producción de cátodos de Cobre en Ventanas ha ido subiendo sostenidamente: año tras año se logra incrementar la producción, pero las inversiones insuficientes producen también pérdidas.

En el 2019, el portal «BNAmericas» informaba:

«Codelco asumió el control de Ventanas en el 2005 y en los últimos cinco años ha invertido US$160mn para reducir las emisiones de azufre, arsénico y material particulado. La fundición logró un 95% de captura de emisiones y se posicionó en el primer lugar del país en este ámbito.

En 2017, Ventanas redujo en 32% las emisiones de azufre, en 43% las de arsénico y en 82% las de material particulado con respecto a 2010, según la cuprífera estatal. Sin embargo, para alcanzar el estándar global de 99% de captura, necesitaría una inversión de US$500mn.

Para 2022, Codelco tendría que invertir US$30mn para cumplir con los requisitos de un plan de descontaminación, pero Ventanas registra pérdidas anuales de US$50mn».

También podrías querer leer: Federación trabajadores proyecta que 50 mil trabajadores adherirán al paro de apoyo a trabajadores de Codelco Ventanas

Como se aprecia, una empresa que podría ser una palanca más de impulso a un modelo productivo que supere el mero extractivismo, abandonada y asediada hace años con la amenaza de su cierre, mientras las empresas privadas también localizadas en la «zona de sacrificio» Quintero – Puchuncaví han seguido contaminando a altos niveles, como corroboran numerosos estudios en la materia.

Fuente: Revista de Frente