La Bahía on Line
Nos leen, nos creen

- Publicidad -

Vida y obra de “Jano” o “Chico” Villa

Desde el PS, pasando por el PRO de MEO, el sharpismo y hasta Convergencia Social. Con cercanos contactos desde la UDI hasta RD (los de las fundaciones). Así de amplios son los vínculos de Alejandro Villa Vidal, actual delegado presidencial para la gestión de crisis ambiental en Quintero y Puchuncaví.

Alejandro Villa Vidal (el “Jano” o el chico Villa), nacido en 1962, milito durante su vida en el Partido Socialista, llegando a ser presidente regional de la colectividad de Valparaíso. Es geógrafo de la UPLA, titulado en el año 1998 con distinción máxima.

En las elecciones municipales del año 2000 se lanzó a la aventura, siendo candidato a concejal de la comuna de Valparaíso, por el PS, obteniendo solamente 780 votos.

Desde que se tituló, y aprovechando los gobiernos de la ex Concertación y ex Nueva Mayoría, el “Jano” o “Chico” Villa se paseó por varios servicios públicos. Entre el año 1998 y 2002 fue coordinador regional del Programa de Capacitación Laboral para Mujeres Jefas de Hogar de Valparaíso. Luego, desde 2022 hasta el año 2010, se desempeñó como evaluador ambiental del sector minería en el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA), en la Conama de Valparaíso. Entre el año 2010 y 2016 estuvo en la Seremi de Medio Ambiente, en la unidad de Política y Regulación Ambiental, donde le tocó dirigir el Programa de Riesgo Ambiental, Parque Industrial Puchuncaví. Incluso en el año 2016 llegó a ser seremi subrogante.

El “Jano” o “Chico” Villa siempre fue admirador y seguidor de Marco Enríquez-Ominami. Es por eso que cuando ME-O renuncio el año 2009 al PS, el “Jano” o “Chico” Villa inmediatamente oficializó su renuncia y se convirtió en su jefe de campaña en la comuna de Valparaíso. Sin embargo, luego de la primera derrota de ME-O, Villa suspendería su participación política en el PRO.

Durante todo ese lapso se dedicó a ser un eficiente funcionario de la Seremi de Medio Ambiente, logrando un transversal reconocimiento de quienes interactuaron con él, como es el caso del exseremi de esa institución Gonzalo le Dantec, quien reconoce en Villa un funcionario destacado. Otro hombre de la política que habla bien del “Jano” o “Chico” Villa es el exgobernador de Marga Marga, Gianni Rivera.

En 2016, Villa volvió a revivir la emoción que sintió con ME-O en un joven candidato a la alcaldía de Valparaíso llamado Jorge Sharp. La relación entre ambos se volvió muy estrecha, tanto así que el puntarenense lo incluyó en la nómina de ex PS que arribaron con él al municipio en 2016, junto con Claudio Opazo en la Administración Municipal, Ezio Passadore en el Departamento de Emergencias y Patricio Rozas en la Secplac.

Pese a que fue presentado como el “Zar de la Basura”, Villa alcanzó a durar poco en el municipio, ya que no era del gusto del equipo de Sharp.

De un momento a otro y por circunstancias desconocidas (el mito dice que le puso “me gusta” a una publicación de una JJ.VV. antisharp), Villa renunció al municipio porteño, convirtiéndose en un adversario acérrimo de Sharp. Tanto es así que apoyó al exconcejal Claudio Reyes como alcalde y al inefable Boris Kúleba en su candidatura a concejal.

Desde 2018 hasta el año 2020, el “Jano” se dedicó a la docencia y a asesorar en temas ambientales al diputado Diego Ibáñez. Ya en ese entonces era militante de Convergencia Social. En el Congreso, coincidió con diversos asesores de Ibáñez y de la ahora alcaldesa de Quilpué, Valeria Melipillán, entre ellos, Christopher Gepp, quien lo llevaría en 2022 al municipio de la Ciudad del Sol a la Administración Municipal para hacerse cargo del área de Operaciones y asesorar en temas relativos al Plan Regulador.

Entre la asesoría parlamentaria y sus futuros trabajos, “Jano” o “Chico” Villa extendió sus redes hasta la derecha, volviendo a trabajar en la Seremi del Medio Ambiente bajo el mando de María Victoria Gazmuri.

Sin embargo, el crucial año 2018 permitió el reencuentro de Villa con su alumno Franco Fernández López, militante RD y asesor del diputado Brito. El contacto de Franco Fernández (el mítico “Doble Efe”) fue crucial para que una vez terminado el gobierno de Piñera 2, Villa pudiera saltar al municipio de cuidados en Viña del Mar, donde su discípulo Fernández, (a quien guio su memoria), fue crucial para el rescate de Villa. Sin embargo, al parecer el ámbito municipal le incomoda, ya que a la alcaldesa Ripamonti no le gustó cómo Alejandro puso los nuevos basureros en Viña, y también habrían ocurrido extrañas circunstancias producto de su carácter explosivo, por lo que fue invitado a retirarse del municipio, siendo acogido por sus contactos de CS en Quilpué.

Allí, las antiguas pugnas en el PS lo pusieron en conflicto con su contendor Rafael Almarza y con Christian Urízar, quienes están esperando la caída de Melipillán y el regreso de su exjefe y compañero Mauricio Viñambres.

También podrías querer leer: Fue a buscar a su hijo donde fue atacado por su ex señora y pareja actual de esta, con cuchillo cocinero

También podrías querer leer: nuestro medio asociado Aconcagua al Día

Es por ello que el nombramiento de coordinador-delegado de Villa fue polémico. Dejó en el camino al PS Ricardo Bravo, exintendente de Valparaíso, con quien tiene una disputa desde hace muchos años en el PS. Veremos si en su trabajo Alejandro “Jano” o “Chico” Villa demuestra tener cualidades para el cargo o es, como dicen las malas lenguas, solamente un “operador” del diputado Diego Ibáñez.