martes, septiembre 29, 2020
Inicio Quintero Pueblo de Quintero obsequia pabellón de combate a la Aviación Naval en...

Pueblo de Quintero obsequia pabellón de combate a la Aviación Naval en el año 1928

Con el arribo de la época estival, llegaban los primeros hidroaviones navales a Quintero a efectuar ejercicios de vuelo, amarizaje y despegue desde el mar, los que continuaban realizando hasta mediados de Abril de cada año, época en que regresaban a su base Las Torpederas en Valparaíso. Estos eran los aviones Avro, Short, Sikorsky, Dornier Wall, Botes Voladores etc. Esto ocurre entre los años 1921 y 1925. En el año 1922 concurrió el Director General de la Armada ( actual cargo de Comandante en Jefe) don Luis Langlois Vidal a reunirse con la empresa Puerto, Balneario y Ferrocarril de Quintero perteneciente a la familia Cousiño, para conseguir terrenos para la hidroaviación. La primera visita que realiza a Quintero este alto oficial de la Armada de Chile, la hizo en el año 1891, un día 20 de Agosto, cuando era un joven guardiamarina como partícipe del Desembarco de las Tropas Congresistas. Con el beneplácito de doña Luisa Sebire de Cousiño comienza el traslado de la hidroaviación, terminado el año 1927 con la instalación definitiva, con pista de aterrizaje que era de tierra, Varadero, hangares, instalaciones para el personal, policlínico, todo lo necesario para operar como base aeronaval. En el año 1929 se realiza la ampliación de la pista de aterrizaje.

Visita Presidente Arturo Alessandri Palma:

En su deseo de obtener una impresión personal de los adelantos de la hidroaviación naval en Quintero, el 4 de Febrero de 1923, el Sr Presidente de la República, realiza un sorpresivo vuelo entre Valparaíso y Quintero como pasajero en el Bote Volador “Guardiamarina Zañartu”, piloteado por el coronel ingles James Travers. Escoltaron al Presidente, en el primer vuelo de su vida, dos hidroaviones Short, piloteados por el Teniente Luis Marín (quién en 1928 llega a ser Comandante de la Base Aeronaval de Quintero y recibe el Pabellón de Combate) y el Piloto Teniente Agustín Alcayaga, conduciendo respectivamente al Edecán del Presidente, Capitán Brañes y al Jefe de la Aviación Naval, Capitán Campos. Luego de amarizar en las aguas de la Bahía de Quintero el Presidente Alessandri visitó los terrenos donados por la Sra. María Luisa Sebire de Cousiño para la hidroaviación; luego del almuerzo recorrió el predio acompañado de doña Carmela Cousiño viuda de Eyzaguirre. Regresa en la tarde despegando desde el mar con rumbo a Valparaíso. Con esta acción, el Presidente Arturo Alessandri conquistó el honor de ser el Primer Presidente de la República de Chile en realizar un viaje aéreo.

Obsequio de Pabellón de Combate a la Aviación Naval de Quintero

El Pabellón de Combate fue entregado por el Gobernador de la Provincia de Quillota don Oliverio Maturana en representación del Alcalde de Quintero Manuel Francke Varas, ya que esta autoridad se encontraba delicado de salud en el Hospital Naval de Valparaíso, a esta ceremonia concurrió el Presidente de la República de Chile don Carlos Ibáñez del Campo, la que se realiza en la Base Aeronaval de Quintero el día 23 de Septiembre de 1928. El Presidente Ibáñez se embarca en el puerto de Valparaíso a bordo del acorazado Almirante Latorre, buque insignia de la Escuadra, acompañado de varios Ministros, dirigiéndose a Quintero. Luego de haber presenciado ejercicios navales de la Escuadra en la Bahía de Valparaíso.

[Te puede interesar]:  Leer nuestro medio asociado Aconcagua al Día 

El pueblo de Quintero estaba embanderado por la ilustre visita, y la comunidad toda en la calle y el puerto a la espera de ver pasar al Presidente y a su comitiva, Llega al muelle de los Cousiño (actual Asimar) y en automóvil se dirige a la Base Aeronaval por la Avenida Isidora Goyenechea (actual Av. 21 de Mayo).

La dotación de la Base Aeronaval estaba formada completa al mando del Comandante Luis Marín, Jefe de la Base, encabezaba la formación, la banda instrumental del Depósito de Marineros “Silva Palma”, que había viajado desde Valparaíso a bordo del Almirante Latorre. El pueblo entero estaba agolpado en la Base Aeronaval, incluidas las dos escuelas públicas que existían en Quintero, la N° 44 de niñas y N°45 de niños, la de niñas asistió completamente uniformada.

Inmediatamente terminados los honores militares, la alumna Hilda Pimentel de la Escuela N° 44 pronunció un discurso alusivo a la ocasión indicando el cariño que sentía la comunidad de Quintero a la naciente Aviación Naval. Al finalizar su discurso entregó un hermoso ramo de camelias al Presidente Ibáñez.

Instantes después, el Gobernador de la Provincia de Quillota Oliverio Maturana entrega el Pabellón de Combate a nombre del Alcalde Manuel Francke Varas y del pueblo de Quintero al Comandante Luis Marín con la frase que resumió su discurso : ” Sr Comandante, aquí tenéis pues, el baluarte de vuestras glorias”…

El Comandante Luis Marín, agradece el obsequio del Pueblo de Quintero, con el siguiente discurso:

“ Excelentísimo señor representante de la Junta de Vecinos de Quintero, Srs. Ministros, Señoras y Señores: Grande honor es para mí recibir por intermedio de la primera autoridad del Departamento, el cálido homenaje de simpatía y afecto que el pueblo de Quintero rinde a la Aviación Naval de Chile. Nada podía encarnar mejor ese homenaje que este Estandarte, símbolo glorioso y tradicional de la epopeya de la patria en cuyos colores nosotros, los hemos jurado defenderla, vemos más que un hermoso pendón batiéndose en el viento; vemos el alma misma de las generaciones que nos dieron vida y libertad. Pueden estar seguro lo que nos entregan esta Estandarte, que tan preciado pendón flameará en el camino de gloria y honor, que abriendo anchos y hondos surcos de sangre en el azul que este mismo cielo nos legaron los que han muerto en este campo sublime, enorme e insaciable: el campo de honor de la aviación. La Aviación Naval nacida ayer no más, al impulso y esfuerzo de un grupo de videntes, alcanza hoy, gracias al apoyo constante que le ha dispensado el Gobierno del Excelentísimo Sr. Ibáñez, un desarrollo tal, que ya permite apreciar en forma clara lo que significa y significará en el futuro el arma aérea. Soldados de la aviación, yo recibo este Estandarte, pero los depositarios de su honra inmaculada, seremos todos los que aquí formamos fila. Agradezco a Su Excelencia el Presidente de la República, al Sr. Ministro de Marina y secretarios de estado que con su presencia han dado a este acto caracteres de una excepcional solemnidad. Sr. Gobernador, servíos expresar al Pueblo de Quintero, y en especial a la Junta de Vecinos, cuyo Alcalde se encuentra ausente por una desgracia que lamentamos desde el fondo de nuestros corazones, cuán grande e imborrable es nuestro reconocimiento”.

[Te puede interesar]: Más de 3 millones de personas han solicitado el retiro del 10% de los fondos previsionales

Posteriormente al discurso del Comandante Marín, el Sr. Obispo don Rafael Edwards, procedió a bendecir el Pabellón de Combate y a la dotación de la naciente Aviación Naval, diciendo: “Este Estandarte es un símbolo de las promesas nuevas de gloria que lo han de conducir los bravos y gallardos aviadores navales”. A las 17.00 hrs  se dio término a la bendición del Pabellón de Combate. Enseguida se procedió a solicitar las firmas de los padrinos y madrina del Pabellón de Combate, el título y texto de este pergamino es el siguiente:

“ En Quintero a 23 de Septiembre de 1928, en presencia de Su Excelencia el Presidente de la República, Excelentísimo Sr. Carlos Ibáñez del Campo, Ministros de Estado y testigos que suscriben, la Ilustre Municipalidad de la Comuna de Quintero, procedió a hacer la entrega de un Pabellón de Combate a la Base de la Aviación Naval, en nombre de los pobladores de la localidad y como un símbolo de las graciosas tradiciones de abnegación y patriotismo de que es depositaria la Marina de Chile. El citado Pabellón de Combate es solemnemente bendecido por el Ilustrísimo y Reverendísimo Sr Obispo de Dodona y Vicario Castrense Monseñor Rafael Edwards y ella junta con las bendiciones del Altísimo, los mejores anhelos de todos los Chilenos”.

Firmaron: Carlos Ibáñez del Campo, Presidente de la República; Carlos Frodden, Ministro de Marina;  Guillermo Edwards, Ministro del Interior;  Conrado Díaz, Ministro de Relaciones Exteriores;  General Bartolomé Blanche, Ministro de Guerra; Monseñor Rafael Edwards, Oliverio Maturana, Gobernador Provincia de Quillota, Juan Carlos Paredes, Luis Carvajal, Gustavo Sepúlveda, Hipólito Marchant, Emiliano Acosta y Sra. de Escobar Molina.

Luego de la firma del documento, el personal de la Base de la Aviación Naval, con su nuevo y flamante Pabellón de Combate, procedió a efectuar un desfile frente al Primer Mandatario de la Nación, de su comitiva Presidencial y autoridades, entre las que se encontraban presente varios Alcaldes de comunas vecinas y el Alcalde Subrogante de la Municipalidad de Quintero Sr Carlos Boulliet. Posteriormente finalizada la ceremonia, el Primer Mandatario regresó en automóvil junto a su comitiva hasta el Muelle de Quintero para embarcarse en el crucero Almirante Latorre, recalando a las 19.10 al puerto de Valparaíso y a las 19.40 se embarca en un tren especial que lo condujo hasta la capital.

Alcalde de Quintero, Manuel Antonio Francke Varas:

La historia se había iniciado antes, cuando la Junta de Vecinos de la ciudad de Quintero, a instancias del Alcalde Manuel Antonio Francke Varas, manifestara el querer obsequiar a la Base Aero Naval de Quintero, un Estandarte bordado en señal de aprecio por su valor y desinteresado aporte a la ciudad, una vez aceptado el significativo presente por parte de la Armada de Chile y con el beneplácito del Ministro de Marina don Carlos Frodden; se reunía con el Alcalde de Quintero y con el Jefe de la Base  Naval Comandante Luis Marín para acordar los términos y forma de la entrega del Pabellón de Combate. Pasaban los días cuando el Viernes 21 de Septiembre de 1928 le ocurre un lamentable accidente menor, por el cual debió ser trasladado al Hospital Naval de Valparaíso, por lo que tuvo que cursar el siguiente telegrama a don Aureliano Maturana, Gobernador de Quillota, de donde dependía jurisdiccionalmente la Comuna de Quintero:

Señor Gobernador-Quillota

“Ruego a U.S. presentar Comandante Marín este telegrama que lleva envuelto con patriótico ardor la feliz idea de la honorable Junta de Vecinos y Pueblo de Quintero de obsequiar este día en su persona el Estandarte a la Base Naval de Aviación en presencia de S.E. el Presidente de la República, Ministros de Estado, Magistratura, Cámara, Armada, Ejército y personalidades conspicuas. Desgraciado accidente prívame de ese orgullo placer que lamento en lo más profundo de mi alma, ¡ Viva  Chile y su Gobierno ¡.

Manuel Francke V. Subdelegado – Alcalde – Hospital Naval

Este Pabellón de Combate orgullosamente obsequiado por el pueblo de Quintero desfiló en múltiples actos oficiales de la Base Aero Naval hasta el 21 de Marzo de 1930, fecha que se refunden la aviación militar y la naval para dar paso a la nueva rama de las Fuerzas Armadas como es la Fuerza Aérea de Chile, este Pabellón se procedió a guardar en los anaqueles de la historia perdiéndose su rastro por más de 85 años (ver artículo aparte).

Veterano del 79, Teniente Manuel A. Francke Varas:

Don Manuel Francke V., hijo de padre Prusiano don Carl Francke Petsch y madre chilena doña Esther Varas Martínez, casado con doña Carolina Mariotti Bellini, oriunda de la ciudad de Valparaíso. Padres del destacado aviador naval don Manuel Francke Mariotti; Francke Varas perteneció a la Plana Mayor del Regimiento Atacama  cuyo comandante era el Teniente Coronel don Diego Dublé Almeyda de la Brigada N° 1 División N° 1,  la integraban 1078 hombres, combatió en las Batallas de Chorrillos y Miraflores,  con el grado de Aspirante  a la edad de 18 años, resultando ileso en ambas batallas. Recibe condecoración. Una calle lleva su nombre en la comuna de Quintero en su honor.

Su hijo Manuel Francke Mariotti, Piloto Aeronaval, prócer de la aviación:

El 8 de Agosto de 1921 se efectuó el Primer Raid de tres hidroaviones Short entre Las Torpederas y Quintero, por primera vez llegaba la Hidroaviación Naval a la comuna y puerto de Quintero; participando como pilotos el Coronel Travers, el Teniente Manuel Francke Mariotti y el ingeniero Lizosoain. El piloto Alcayaga venía como copiloto.

La población de Quintero recibió a los aviadores con alborozo y los vecinos más connotados se apresuraron a felicitar a la Marina “por el feliz arribo de los aviones a este puerto, deseando que su base sea definitiva en Quintero”.

El pueblo generoso y agradecido regala el Pabellón de Combate a la Aviación Naval hace 98 años atrás con la presencia de la autoridad máxima del país como es el Presidente de la República de Chile sus Ministros y diversas autoridades regionales y locales, sumergiéndose en el tiempo y luego de 85 años extraviado, vuelve nuevamente ese Estandarte a las manos de la Aviación Naval (2016). Hoy a casi un siglo,  en el mes de Mayo del 2020 aflora sigiloso cuan durmiente guerrero de la playa Albatros, escondido entre las arenas mudas y testigos del progreso, rompiendo su sueño histórico cuartones que formaron parte de la camada del Varadero que usaron los hidroaviones navales en 1922 para entrar o salir del mar, para alzar su vuelo o reposar en tierra; del mismo modo que el Estandarte perdido, estos durmientes que estaban en las entrañas de la arena, deben estar en un sitial de realce histórico y patrimonial de la Aviación Naval y de la Patria toda. Quintero vuelve a ser generoso .…

Roberto Monardes Fierro, Investigador Autodidacta

Bibliografía consultada:

Boletín Fuerza Armadas, 1928, Ministerio de Guerra,

Historia Aeronáutica de Chile,  1950, Enrique Flores Álvarez,

Revista Aerohistoria N° 2, Febrero 2018 Norbert Traub

5 Comentarios

Comments are closed.