La Bahía on Line
Nos leen, nos creen

- Publicidad -

El municipio de Zapallar evita traspaso de colegios municipales al Servicio Local de Educación Pública de Petorca

El municipio de Zapallar anunció que logró evitar que los colegios municipales de la comuna fueran traspasados al Servicio Local de Educación Pública de Petorca, gracias al cumplimiento de las cuatro condiciones exigidas por la ley 21.040.

Entre las condiciones que se cumplieron destacan: tener el 60% de los establecimientos con un nivel educativo en el rango medio o alto; presentar evolución de la matrícula durante los 6 años previos dentro del 30% de los de mejor desempeño a nivel nacional; no tener deudas previsionales con los profesores y asistentes de la educación de los últimos 24 meses, así como asegurar que la deuda municipal por la prestación de servicios educacionales no supere el 5% de los ingresos anuales por subvenciones escolares y aportes del Estado.

Tras la postergación oficializada por el Ministerio de Educación, el alcalde de Zapallar, Gustavo Alessandri, enfatizó que «la eficiencia en la gestión y el cumplimiento de las exigencias legales son fundamentales para defender la calidad de la educación. Esta lucha no solo concierne a nivel comunal, sino que ha sido llevada a cabo en conjunto con otros alcaldes de AMUCH. En noviembre pasado, solicitamos una auditoría a Contraloría sobre los SLEP, dada la crisis educativa que ha suscitado su implementación; con la educación no se puede experimentar».

También podrías querer leer: Despido injustificado de funcionaria a honorarios le costará 100 millones de pesos al municipio de Puchuncaví

También podrías querer leer: nuestro medio asociado Aconcagua al Día

Alessandri agregó que «no se trata de disputas políticas, llevamos tiempo señalando que los SLEP son fruto de una reforma ideologizada y fallida, basada en una teoría que solo funciona en papel, ya que en la práctica no considera factores como las distancias en regiones, la burocracia para resolver asuntos menores, la desconexión social y emocional con alumnos y familias. En resumen, va en contra de una educación de excelencia y no íbamos a permitir que nuestras escuelas y colegios fueran afectados por una crisis similar a la que vive Atacama».