La Bahía on Line
Con el poder de la información

- Publicidad -

- Publicidad -

Siguiendo las pistas de Valentina Mardones, estudiante desaparecida hace 5 meses en Quintero

Catherine Acevedo, madre de la joven estudiante de Arquitectura, reveló cuáles son los antecedentes que han logrado recabar en este incansable proceso de búsqueda. "Tenemos la idea de que ella salió de la casa con el propósito de atentar contra su vida"

Ya han pasado más de cinco meses desde que Valentina Mardones fue vista por última vez en el terminal de buses de Santiago, donde compró un boleto sin retorno y con destino a Quintero. Pese a la falta de nuevas pistas, su familia intenta no perder del todo la esperanza y pide ayuda para obtener certezas.

La joven que cursaba el tercer año de Arquitectura en la Universidad de Chile, dejó su hogar el pasado 8 de agosto de 2022, no sin antes explicar sus motivos mediante una carta dedicada a sus padres y que acomodó especialmente en su dormitorio.

En la misiva de cinco páginas, escrita a mano, dijo que acudiría al litoral central ya que tenía deseos de “ver la playa por última vez”.

- Publicidad -

“Estoy cansada, ya no puedo más. Hace demasiado tiempo que no le veo sentido a nada de lo que hago“, dice en un extracto del escrito que fue leído por su madre, Catherine Acevedo.
“La verdad, no sé si la culpa la tuvo la universidad o la carrera que escogí, supongo que nunca lo voy a averiguar. Solo sé que mi cabeza está mal y que no soy capaz de pedir ayuda, y sí, estuve fingiendo con todos, haciéndoles creer que todo iba bien, pero nada iba bien“, continuó expresando Valentina en el texto, dando luces de lo que podría ser su desenlace.

Sin embargo, y pese a que desde la Fiscalía comunicaron estar en pleno desarrollo de las diligencias con la policía para seguir su rastro, la familia de la joven declaró a CHV Noticias que aún no tienen ningún nuevo antecedente.

Registros de cámaras y sus pertenencias

La elección de Valentina Mardones para viajar a Quintero no fue casualidad. De acuerdo con Catherine, allí existía una conexión desde su niñez porque “íbamos de vacaciones allá y ella conocía el sector”. Un factor no menor que podría ser clave al momento de descartar una eventual pérdida.

Para comprender cuál es la información del caso, es necesario establecer una cronología que comienza el 8 de agosto de 2022, el día de su desaparición. En esa misma jornada, la familia de Santiago centro acudió a la PDI de Ñuñoa para oficializar la denuncia, tomando sus declaraciones y las de las amigas de la joven.

Posteriormente, “viajamos a Quintero y recorrimos los lugares donde había cámaras. Les tomamos fotos y se las mandamos a investigaciones. De hecho en el terminal de Quintero no había cámaras, pero sí encontramos una en la capitanía de puerto que la policía no había tomado en cuenta. Pero cuando les dijimos, ahí ellos (PDI) recién fueron a pedir los videos”.

Dicho registro logró visualizar a Valentina cruzando hacia la playa El Durazno.

Respecto de la investigación en sí, Catherine expuso que recién este miércoles 11 de enero, después de cinco meses, tuvieron su primera reunión con el fiscal a cargo del caso, Luis Ventura, luego que la causa fuese trasladada de Ñuñoa a Quintero “sin que nosotros supiéramos”.

En este encuentro, la madre de Valentina apuntó a que “no nos dieron más información”, por lo que este jueves se encontrarán con una abogada que los representará y estarían evaluando una querella para darle celeridad al proceso.

Aunque eso no fue todo. Catherine expuso que hay un hecho que les llamó la atención y se vincula a una persona que habría encontrado las pertenencias personales de Valentina en Quintero.

“Mi hija se fue el 8 de agosto y esta persona nos llamó el 8 de septiembre. Él llamó a mi marido y le dijo que no sabía que la niña andaba perdida y que ese 8 de agosto, como a las 5:30 o 6 de la tarde, vio el bolso de mi hija. En ese bolso, en la descripción que da, dice que está su billetera y que concuerda con la que ella llevaba; un libro, las llaves y dentro de la billetera había como $14 mil, el carnet, pase escolar y la copia del pasaje que había comprado”, contó.

Junto a lo anterior, detalló que esta persona encontró los objetos en la playa El Libro, ubicada al norte de Quintero, donde hay roqueríos y acantilado. Pero hay más: Al revisar la carpeta investigativa, notaron que existía una portabilidad numérica a nombre de Valentina, ocurrida supuestamente el 18 de agosto.

“La portabilidad está a nombre de una mujer, pero cuando empezamos a verificar datos y el número que portaron, a través del teléfono, corresponde al mismo número con que esta persona llamó a mi marido“, aseguró.

Fue entonces que acudieron a hablar con el detective a cargo de la investigación en Ñuñoa, donde se enteraron que ésta ya se había traspasado a Quintero. Además, Catherine acusó que previo a esto, habían solicitado dos audiencias con la persecutora Alika Sukni de la Fiscalía Centro Norte, pero “no nos quiso dar alguna”. Así “empezó todo un proceso de nuevo”.

Hipótesis Valentina Mardones

Con todos estos factores en conocimiento, la mamá de Valentina sostuvo que “nosotros tenemos la idea de que ella salió de la casa con el propósito de atentar contra su vida, porque estaba viviendo un proceso difícil en la universidad con el semestre y en la carta nos dice… ella hasta ese día había hecho una vida aparentemente normal“.

“Nosotros estábamos con la esperanza de si alguien la vio en una situación vulnerable, que la hayan acogido, pero ya han pasado 5 meses y ya no pensamos eso. Voy a ser sincera y con mucho dolor, pero mis amigas, mis familiares, ven a través de médiums y psíquicos, y a estas alturas ya muchos no me dan esperanza de que esté viva“, añadió acongojada.

“Hay otras personas que dicen que sí está viva pero que está retenida contra su voluntad. Incluso hay gente de Quintero que dicen que hay una red de trata de blancas, que se la llevaron en un auto”, continuó, pero lo más doloroso “es la incertidumbre de no saber nada de ella” y la cantidad de información falsa que han recibido en redes sociales, despistando una búsqueda fundamental para la paz de toda una familia.

Los últimos antecedentes

La madre de Valentina Mardones pidió ayuda a medios de comunicaciones nacionales a pocas semanas de la desaparición de la joven en septiembre, instancia en la que se expusieron diversos antecedentes.

Entre ellos aparecen las cámaras del terminal de buses que la captaron caminando solo con un bolso pequeño de tela, dejando entrever que no habría planeado quedarse mucho tiempo fuera de casa. Además, hay que considerar que sus padres aseguraron que dejó su celular en el domicilio.

A esto hay que añadir que Valentina estuvo con tratamiento psiquiátrico y psicológico previo a haber congelado su carrera por un año, periodo en que aprovechó de trabajar y viajar con amigas. Pero el 2022 decidió retomar sus estudios, enfrentándose con clases presenciales que no habrían sido lo que esperaba.

De hecho, la mañana de ese 8 de agosto, la estudiante utilizó su computador para revisar una nota de la universidad. Pero acto seguido, abandonó las redes y el grupo de WhatsApp que compartía con sus amigas.

También podrías querer leer: Vecinos de San Ramón expusieron sus problemas al alcalde Mauricio Carrasco

También podrías querer leer: nuestro medio asociado Aconcagua al Día

“La última conexión que ella tiene es de la universidad a las 9:30 de la mañana. De ahí se desconectó de sus amigas, dejó su WhatsApp, dejó la carta y no se llevó nada. Su intención era el suicidio. Yo creo que ella lo pensaba y, si es que no lo lograba hacer, iba a volver, porque se llevó las llaves de la casa“, cerró Catherine. Valentina Mardones